En Motor1.com te proponemos una ruta por las carreteras francesas e inglesas, en Ford Mustang, para descubrir la colección de coches clásicos.

Ford es una de las marcas de coches con una historia más interesante. Desde su aparición, en 1903, este fabricante estadounidense, con sede en Dearborn, ha atravesado numerosas aventuras. Por ejemplo, revolucionó la economía del siglo XX, creando uno de sus doctrinas más importantes, el fordismo, también conocido como producción en cadena, aplicada al que, tal vez, sea su modelo más popular: el Ford T.

Por otro lado, ha sido propietaria de algunas de las marcas más prestigiosas, como Jaguar o Aston Martin, y ha obtenido notables éxitos en disciplinas de competición, como las 24 Horas de Le Mans, la Formula 1 e, incluso, los V8 Supercar, en Australia. 

También te puede interesar:

Y esta historia reside, en gran parte, en un hangar de Forden Danegham, Inglaterra, donde se encuentra escondida gran parte de la colección de coches clásicos de la marca norteamericana. Ya sea el revolucionario Ford T o su sucesor, el Ford A; pasando por las primeras unidades de los Escort, Fiesta, Taunus y Granada. 

Por supuesto, la gama de deportivos también esta representada: además de los Mustang, entre los que se encuentra un excelente Fastback de 1965, puedes ver los increíbles Ford Sierra y Escort Cosworth, como representantes de los deportivos de la marca del óvalo en la década de los 80 y 90. Tampoco falta uno de nuestros favoritos: el Ford Focus RS, un modelo siempre efectivo y repleto de sensaciones. 

Coches clásicos, más información:

Pero además, de coches de calle, también hay modelos de competición legendarios. Como un Ford GT40, así como su sucesor del siglo XXI, un GT70 y varios Escort de rallies. Una colección que hemos descubierto tras un interesante viaje por carretera por Inglaterra... con un Ford Mustang.

Ford Mustang 2,3 EcoBoost 2017