El modelo francés más original se pone en marcha ante una multitud de espectadores.

Creado por Michel Robillard, el Citroën 2CV de madera continúa atrayendo las miradas de todos los que se cruzan con él. Su última aparición pública ha sido en el concurso de elegancia de Loches, en Indre-et-Loire, una región en el centro de Francia, próxima a la ciudad de Tours.

Con una apariencia delicada, fruto de la madera con la que está fabricado, el modelo francés ahora equipa el motor de un Dyane 6, con 375 cm3 y una potencia aproximada de 21 CV; algo más que el propulsor que equipa, originalmente, el conocido 2CV.

Esta primera salida pública fue una especie de bautismo para el coche, que recibió el galardón de 'Belle Lochoise'. Pero Michel Robillard no tiene intención de concluir aquí su proyecto. Tiene previsto mejorar su 2CV, añadiéndole una capota; se especula que podría ser obra de Hermès o de Louis Vuitton.

La fase siguiente será la etapa de homologación, que permitiría al vehículo rodar de forma legal por las carreteras del país: "Mi sueño sería poder conducir el coche hasta los pies de la Torre Eiffel", explica Robillard.

 

El resultado final de 5.000 horas de trabajo es este exclusivo Citroën 2CV, en el que se han utilizado cinco especies de madera diferentes. La marca de los chevrones le rindió un homenaje, recientemente, a través de la página web de su museo.

Por otra parte, Michel Robillard sugiere al final del vídeo que aquí puedes ver, que el fabricante francés le habría propuesto otro proyecto igual de interesante, pero protagonizado por el DS 19, también construido con diferentes tipos de madera.

A la vista del resultado final con el 2CV, habrá que seguir detenidamente el próximo proyecto de Robillard.

Otras noticias sobre el Citroën 2CV en Motor1.com:

Forma parte de algo grande

Citroën 2CV de madera