De ser ciertos los rumores, podría ser el coche de producción más veloz del mundo.

En los últimos años, la rivalidad entre Hennessey y Bugatti por ostentar el honorífico título de coche de producción más rápido del mundo ha sido notoria. Si tenemos en cuenta que desconocemos la velocidad real del Chiron, debido a que Bugatti la limita a 425 km/h por motivos de seguridad, Hennessey se prepara para estrenar un aspirante al título. Se trata de un vehículo nuevo, que lleva el nombre del tornado más poderoso del planeta. Se llama Venom F5 y rinde homenaje a la escala de Fujita, la encargada de medir la fuerza y peligrosidad de los tornados, basándose en la velocidad del viento en el vórtice del mismo.

Hennessey Venom F5

Hennesey Venom F5, tan veloz como un tornado

Técnicamente hablando, los científicos ahora usan la escala de Fujita mejorada, así que el superdeportivo debería recibir el nombre de Venom EF5, capaz de medir  vientos que superan las 300 kph (483 km/h). De esta forma, comprenderás fácilmente el por qué del nombre elegido por Hennessey.

Si tenemos en cuenta que los vehículo previos desarrollados por Hennessey han sido fabricados en serie, el próximo F5 tiene intención de ser el vehículo de calle capaz de alcanzar los 483 km/h. Tanto es así, que la compañía ha creado un departamento específico de vehículos especiales, siendo el Venom F5 su primer proyecto.

De momento, solo disponemos de dos imágenes, que no desvelan demasiada información sobre la silueta del deportivo. Sin embargo, si atendemos a las prestaciones del Lotus Venom GT, capaz de alcanzar los 427 km/h, parece sencillo deducir que el reto del Venom F5 para batir al Bugatti Chiron no resulta demasiado descabellado.

Hennessey vs. Bugatti, duelo de velocidad

Hennessey ya reclamó el título de vehículo de producción más raído del mundo en 2013 con los 427 km/h conseguidos por el Venom GT. Sin embargo, el Bugatti Veyron SS fue ligeramente más rápido, alcanzando los 431 km/h. No obstante, Hennessey reclamó, afirmado que la velocidad del Veyron no era válida porque era necesario eliminar el imitador de velocidad que equipaba el modelo de Bugatti. Los responsables del récord mundial Guinness inicialmente dieron la razón al fabricante norteamericano, aunque poco después revertieron la decisión y devolvieron el título honorífico a Bugatti. La respuesta de Hennessey no se hizo esperar y el Venom GT alcanzó los 434 km/h en una pista del centro espacial Kennedy, de la NASA, en Florida. Sin embargo, el récord no se tuvo en cuenta, al conseguirse solo una vez (para homologarlo hay que repetir la velocidad en un trayecto de ida y otro de vuelta).

En cualquier caso, estamos ansiosos por conocer el nuevo superdeportivo Venom F5 y ver de lo que es capaz. El fabricante ha confirmado que podría estar listo antes de que acabe 2017. Prometemos manteneros informados.

 

Otras noticias relacionadas:

Forma parte de algo grande