¿Quién dice que un coche de gasóleo no puede emocionar?

En los últimos meses, el coto a los coches diésel es más que evidente. De forma injustificada, se les acusa de ser los principales causantes de la polución en las ciudades. BMW nos hace olvidar esta polémica con una variante de gasóleo del Serie 5 para enmarcar. Se denomina BMW M550d xDrive 2017 y declaras unas prestaciones que dejarían en evidencia a muchos rivales de gasolina.

Hay que partir de la base de que este coche monta el propulsor diésel más potente jamás visto en un Serie 5. Con este inicio tan espectacular, solo queda frotarse las manos y seguir leyendo. La mecánica es de 6 cilindros en línea, cubica 3,0 litros y, agárrate, emplea cuatro turbocompresores. En cifras, estamos hablando de 400 CV a 4.400 rpm y 760 Nm a 2.000 vueltas.

BMW M550d xDrive 2017
BMW M550d xDrive 2017

Prestaciones y consumos del BMW M550d xDrive 2017

Vinculada a este espectacular motor, se encuentra la conocida transmisión automática con convertidor de par Steptronic, de 8 velocidades. Teniendo en cuenta la fuerza que es capaz de generar este bloque, seguro que el notable empuje está más que garantizado, sea cual sea la marcha engranada y el régimen de giro al que se circule.

No hay más que descubrir las prestaciones para saber que el BMW M550d xDrive 2017 puede dejar pegados a los asientos a los ocupantes. Así sucedería en la aceleración de 0 a 100 km/h, al completarla en solo 4,4 segundos. La variante familiar Touring tarda dos décimas de segundo más. Con ambas carrocerías, la velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 km/h. 

En cuanto al consumo, te van a sorprender las cifras, puesto que la berlina homologa 5,9 litros cada 100 kilómetros en ciclo mixto, mientras que el Touring sube ligeramente a 6,2. Desde luego, cualquier mortal podría asumir estos gastos... aunque el desembolso por el coche no será precisamente bajo. 

BMW M550d xDrive 2017

Tracción total, suspensión deportiva...

Con el fin de canalizar toda esta fuerza de forma brillante, el BMW M550d xDrive 2017 adopta de serie una suspensión deportiva, que reduce en 10 milímetros la altura libre al suelo. También incorpora el paquete aerodinámico M y un equipo de frenos más potente, así como el mencionado sistema de tracción total xDrive.

Por supuesto, la poderosa imagen viene dada por multitud de componentes de la familia M, como un escape deportivo o unas llantas de aleación de 19 pulgadas aligeradas.  

La versión de 4 puertas del BMW M550d xDrive 2017 aterrizará en verano, mientras que, para el formato Touring, habrá que esperar hasta finales de año. Con un coche así, parece un sacrilegio criticar a los diésel, ¿verdad?  

Más novedades de BMW en Motor1.com:

Forma parte de algo grande