De primeras, no son pocas las cosas que debemos analizar en el Hyundai IONIQ 5 N 2024 de esta prueba, un modelo deportivo y eléctrico, que si así lo deseas, puede comportarse como un auténtico coche de circuito de combustión.

Y ahí, en ese primer matiz, empiezan las contradicciones con el que se ha convertido en el primer N eléctrico y, por supuesto, en el que también es el Hyundai más potente de todos los tiempos: ¿por qué hace falta que un coche suene como uno de combustión?

De primeras, el efecto que causa es el mismo que una hamburguesa vegana en alguien no vegano: ¿para qué quiero esto, si puedo disfrutar de algo auténtico? Bueno, pues por un lado, porque no sabemos hasta cuándo podremos comprar deportivos de este tipo nuevos en Europa. Y por el otro, claro está, para llenar la conducción de emoción... cuando nosotros queramos.

Pero como te adelantaba, hasta que no entras al circuito y empiezas a pilotarlo como si de un i30 N de combustión se tratara, pero con más del doble de potencia, es posible que no entiendas nada. Pero tranquilo, ya te adelanto que al entrar al asfalto del circuito Parcmotor Castellolí con este IONIQ 5 tan especial, mis dudas al respecto duraron una aceleración y un par de curvas... y a ti te pasará lo mismo, llegado el momento.

El Hyundai IONIQ 5 2024, a prueba en cinco puntos clave:

Diseño

Partiendo del mismo diseño y de la misma plataforma (la avanzada E-GMP) que el IONIQ 5 'convencional', el Hyundai IONIQ 5 N de esta primera prueba varía un poco sus dimensiones, 8 cm a lo largo y 5 cm a lo ancho, debido a los nuevos paragolpes, las molduras de los pasos de rueda y las taloneras que equipa.

Del mismo modo, vemos múltiples detalles exclusivos, como los neumáticos Pirelli PZero con marcaje 'HN', llantas forjadas de 21 pulgadas, discos de freno de 400 mm en el eje delantero, tomas de aire en el frontal para refrigerar los frenos y radiador...

Por su parte, detrás encontramos el alerón y el difusor, ambos de generosas dimensiones, en un conjunto que, aerodinámicamente debe ser tan efectivo para ser rápido, como para ser eficiente. Un aspecto, este último, en el que el sistema de recuperación de energía es capaz de generar hasta 0,6 G de fuerza de frenado: algo que reduce el 'castigo' a los frenos y, al mismo tiempo, permite reabastecer en marcha la batería.

Prueba Hyundai Ioniq 5 N 2024

Prueba Hyundai Ioniq 5 N 2024, vista trasera

Interior

Por dentro, se mantiene tanto el buen espacio como la calidad de realización del IONIQ 5 'normal', pero como es lógico, esta cualidades se acompañan de una imagen mucho más deportiva.

Para empezar, el volante multifunción, de buen tacto y grosor, incluye nuevas funciones, ya que desde él debemos manejar los modos de conducción convencionales (Normal, Eco y Sport), el programa NGB o 'boost' (para liberar la máxima potencia y par del sistema), así como un par de mandos satélites adicionales, para accionar los modos N y N Custom (personalizable).

Y por supuesto, también tenemos las levas, que dependiendo del modo de conducción que seleccionemos nos permitirán manejar la regeneración en cuatro programas (incluido uno de tipo 'one pedal') o manejar el cambio. Sí, como lo lees, si activas el Modo N y así lo deseas, podrás gestionar manualmente el cambio de una transmisión... ¡que no existe!

 

Pero de eso, hablaremos más adelante. Para rematar el aspecto interior, diremos que el conductor cuenta con una configuración de doble pantalla, para la instrumentación y el sistema multimedia, mientras que la climatización (y otras muchas funciones) se sigue manejando con mandos físicos.

Por su parte, los asientos de corte deportivo son totalmente nuevos, aunque inspirados en los del i30 N. De ellos hay que destacar su comodidad en el día a día, pero también, sus posibilidad de reglaje y su buena capacidad de sujeción, sobre todo, cuando vienen curvas.

Por lo demás, las buenas sensaciones, en término de espacio y habitabilidad se mantienen intactas en el IONIQ 5, en un coche que recordemos que ofrece mucho espacio para las piernas en las plazas traseras, debido a una batalla que alcanza los 3 metros, así como un maletero principal que anuncia una capacidad algo menor, 480 litros, imaginamos que por el mayor tamaño de su batería: crece de los 77 kWh máximos de capacidad del IONIQ 5 'normal' hasta los 84 kWh.

Prueba Hyundai Ioniq 5 N 2024

Interior Hyundai IONIQ 5 N 2024

Prueba Hyundai Ioniq 5 N 2024

Asientos Hyundai IONIQ 5 N 2024

Prueba Hyundai Ioniq 5 N 2024

Detalle del volante del Hyundai INOIQ 5 N 2024

Mecánica

Además de contar con una batería más grande, el Hyundai IONIQ 5 2024 de esta prueba también gana en potencia, con una configuración de doble motor, uno por eje, que asegura la tracción total. Por supuesto, el reparto de par entre ambos puede ser totalmente variable (incluso, lo puede modificar el conductor a su gusto con el modo N Torque Distribution) y se equipa un diferencial autoblocante mecánico (e-LSD), con control electrónico, en el eje trasero.

Volviendo al tema de los motores, el delantero desarrolla 226 CV y el trasero 383 CV, anunciando un rendimiento máximo combinado para el sistema de 609 CV y 740 Nm de par, que pueden ser 650 CV y 770 Nm de par, durante 10 segundos, si activamos la mencionada función 'boost' o NGB.

<p>Hyundai Ioniq 5 N 2024: llantas de 21 pulgadas y discos delanteros de 400 mm</p>

Hyundai IONIQ 5 N 2024: llantas de 21 pulgadas y discos delanteros de 400 mm

Así las cosas, el Hyundai IONIQ 5 N asegura una aceleración de 0 a 100 en 3,4 segundos y una velocidad máxima autolimitada a 260 km/h. Respecto al consumo medio, es de 21,2 kWh/100 km, que durante nuestro trayecto por carretera estuvo en el entorno de los 24 kWh/100 km y en circuito... pues eso, que ves caer el porcentaje de la batería, vuelta tras vuelta.

Y antes de pasar a hablar de sensaciones, déjame hablarte de algunas de las muchas funciones de las que dispone para mejorar o hacer más divertida la conducción, como puede ser el modo N Drift Optimizer, el N Launch Control, el modo Left Foot Braking o el llamado N Battery Preconditioning, que optimiza la temperatura de funcionamiento de la batería en función del uso.

 
Prueba Hyundai Ioniq 5 N 2024

En marcha

Al hablar de la dinámica del Hyundai IONIQ 5 N 2024, hay que diferenciar entre la conducción normal, la conducción deportiva y la conducción en circuito. En el primer aspecto, las sensaciones son similares a las de un IONIQ 5 'convencional' tope de gama, con más potencia y un punto de firmeza extra en la suspensión o la dirección.

Como deportivo, en carretera abierta, empieza a llamar la atención, por su rapidez y aplomo, por lo preciso de la dirección y por lo bien que trabaja la suspensión adaptativa. Todo, en un modelo que sorprende por su enorme agilidad, ausencia de balanceo y reactividad, para su elevado peso: alcanza los 2.200 kg en vacío.

Pero al entrar en circuito... todo cambia, en un eléctrico que no se parece a ninguna otra cosa que haya conducido antes. Porque es cierto, el Abarth 500e es un eléctrico que hace ruido, pero comparado con la función N Active Sound +, el urbano italiano parece una auténtica broma.

Prueba Hyundai Ioniq 5 N 2024

Activada la función de sonido, que puede replicar a la perfección el sonido y el petardeo de un motor de combustión (que a mí me recuerda al i30 N y que se puede cambiar por otras dos melodías, más irreales), sólo nos quedará por la función N e-Shift, para disfrutar de un auténtico coche de combustión.

Sí, porque en ese momento, el IONIQ 5 N no sólo sonará y petardeará como un deportivo de combustión (gracias a sus 8 altavoces interiores y dos exteriores), sino que también, te exigirá usar el cambio a través de las levas, como si el coche tuviera cambio de verdad. Como lo lees: si aceleras sin bajar de marcha a bajo régimen, el coche será perezoso en sus reacciones; si por lo contrario no cambias de marcha, se revolucionará y empezará a dar tirones al corte. ¡De locos!

Y con este cóctel, propio de un coche nacido para los track days, sólo puede disfrutarse con su aceleración de escándalo, su precisa dirección y su casi perfecta puesta a punto del chasis, que hará que el coche apenas se mueva, ni en frenada a la entrada a la curva ni a la salida en aceleración... salvo que le provoquemos. Y todo, involucrando en la conducción y exigiendo al conductor, con un nivel de emoción que hasta ahora nunca había visto en un eléctrico.

Prueba Hyundai Ioniq 5 N 2024

Hyundai IONIQ 5 N 2024, detalles de las luces traseras

Equipamiento y precio

A efectos de equipamiento, el Hyundai IONIQ 5 N 2024 ha llegado a España con un único acabado que incluye todo lo imaginable, tanto en términos de conducción, como de confort, tecnología o ayudas a la conducción. De hecho, la pintura exterior es el único elemento del coche que tiene coste.

¿Precio de partida? Nada menos que 78.000 euros, una cifra que puede parecer elevada, pero que, una vez que analizamos todo lo que ofrece y que todavía no tiene un rival cercano (por prestaciones y planteamiento, tal vez habría que irse a un Porsche Taycan), no nos parece del todo descabellado. Ahora bien, al echar un vistazo a la web comercial de la marca y entrar en el configurador, descubrimos un precio de partida de 74.590 euros, por lo que se ofrece con un descuento de 3.410 euros. 

Hyundai IONIQ 5 N

Motor 226 CV (del.) + 383 CV (tras.)
Potencia 650 CV
Par máximo 770 Nm
Autonomía eléctrica 448 km
Caja de cambios Transmisión fija, 1 velocidad
0-100 km/h 3,4 s
Velocidad máxima 260 km/h (autolimitada)
Consumo 21,2 kWh/100 km
Tracción Integral
Longitud 4,72 m
Anchura 1,94 m
Altura 1,59 m
Peso en vacío 2.200 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 480 l
Precio base 78.000 euros