En 2023 parece un poco extraño probar un coche diésel sin electrificación, y sin embargo el mercado sigue ofreciendo algunos modelos de estas características, como el Mazda CX-5 con el motor SKYACTIV-D de 2,2 litros y 184 CV, protagonista de nuestra prueba de consumo real.

El SUV japonés con tracción total y cambio automático de seis velocidades finalizó el recorrido estándar de 360 km entre Roma y Forlì con un consumo medio de 4,75 l cada 100 km (21,05 km/l) y un gasto de 28,10 euros en diésel.

No está mal el consumo

En nuestro ranking de consumos reales, el Mazda CX-5 se sitúa en la zona media de la categoría de coches diésel, pero si comparamos sus 4,75 l/100 km con los resultados obtenidos por otros SUV de similar tamaño y potencia probados recientemente, comprobamos que el Mazda es superado por pocos competidores.

Mazda CX-5 2022

Sólo registraron un consumo inferior el Opel Grandland 1.5 diésel 130 CV AT8 (3,75 l/100 km - 26,6 km/l), el Dacia Duster 4x4 1.5 Blue dCi 115 CV (4,10 l/100 km - 24,3 km/l) y el Mercedes-Benz GLC 220d 4MATIC mild hybrid (4,25 l/100 km - 23,5 km/l).

Las cifras de consumo más elevadas las registraron el SEAT Tarraco 2.0 TDI 4Drive 150 CV DSG (4,90 l/100 km - 20,4 km/l), el Audi Q3 40 TDI quattro S tronic (5,10 l/100 km - 19,6 km/l) y el Range Rover Evoque D180 AWD Automático (5,90 l/100 km - 16,9 km/l).

Bien hecho, equipado y espacioso

Nuestro ejemplar de pruebas fue el Mazda CX-5 2.2 SKYACTIV-D 4WD Takumi, la versión tope de gama con 184 CV, tracción total y cambio automático de seis velocidades.

Incluye de serie llantas de 19 pulgadas, molduras exteriores del color de la carrocería, portón trasero eléctrico, tapicería de cuero Nappa, asientos eléctricos con memoria, sistema de sonido BOSE con 10 altavoces, Head-up Display y control de crucero adaptativo.

Mazda CX-5 2.5 e-Skyactiv D

La presencia de la pintura Soul Red Crystal de 890 euros eleva el precio de catálogo a 53.393 euros. Por esta cifra se puede conducir un SUV con un excelente equipamiento y acabados bien logrados, así como espacioso tanto en el habitáculo como en el maletero. La única crítica que haría tras la prueba es una cierta 'aspereza' del motor 2.2 turbodiésel que acaba haciéndose oír incluso en el habitáculo.

Gran depósito, gran autonomía

Sometido a las condiciones de conducción más habituales, este Mazda ve subir un poco el consumo, aunque sin llegar a niveles preocupantes y tocando máximos sólo en autopista.

El depósito diésel de 58 litros es suficiente para garantizar una buena autonomía, cercana a los 800 km de media. Sólo una conducción económica muy cuidadosa permite, en teoría, superar los 1.000 km con el depósito lleno.

Mazda CX-5 2022

Consumo en diversas situaciones de conducción

  • Mixto (urbano y extraurbano): 6,5 l/100 km (15,3 km/l) y 887 km de autonomía
  • Autopista: 7,3 l/100 km (13,6 km/l) y 788 km de autonomía
  • Uso económico: 4,1 l/100 km (24,3 km/l) y 1.409 km de autonomía

Datos

Coche: Mazda CX-5 2.2L Skyactiv D 4WD Takumi
Precio base: 53.120 euros
Día de la prueba: 23/10/2023
Meteorología (salida/llegada): soleado, 27° / soleado, 19ºC
Precio del combustible: 1,643 euros/l (diésel)
Kilómetros del test: 1.035 km
Kilómetros totales al inicio del test: 14.530 km
Velocidad media en el trayecto Roma-Forlì: 76 km/h
Neumáticos: Toyo Proxes R46A - 225/55 R19 99V

Consumo de combustible

Media real: 4,75 l/100 km (21,05 km/l)
Ordenador de a bordo: 4,7 l/100 km
En el surtidor: 4,8 l/100 km

Datos económicos

Gasto real: 28,10 euros
Gasto mensual: 62,44 euros (800 km al mes)
Distancia con 20 euros: 256 km
Distancia con el depósito lleno: 1.221 km

Galería: Foto Mazda CX-5 2022