Si hay algo que no se le puede negar a Mazda como marca, es su capacidad de innovar tecnológicamente y seguir su propio camino. Y eso es algo que, en cierto modo, no podemos dejar de aplaudir.

Ejemplos hay muchos, sobre todo, a raíz de su apuesta por los motores SKYACTIV. Aunque también podríamos hablar del empeño personal por el retorno del motor rotativo, como generador en un coche eléctrico como el MX-30 e-SKYACTIV R-EV que acabamos de probar. Lo dicho, sin miedo a tomar su propio rumbo.

Sin embargo, el Mazda CX-60 Diesel de esta prueba puede que sea un ejemplo todavía mejor. Porque en un momento en el que muchos fabricantes reniegan de los motores de gasóleo, Mazda nos sorprendió con el fabuloso motor turbodiésel e-SKYACTIV D. Además, bastante alejado de la tendencia actual entre sus rivales, por arquitectura y cilindrada.

El Mazda CX-60 2023 y su seis cilindros diésel

A fin de cuentas, si te hablamos de un bloque turbodiésel de seis cilindros y 3,3 litros, probablemente, pensarías en una firma premium. Pero no, esa ha sido la apuesta de Mazda para su SUV más grande, su auténtico buque insignia, el CX-60. Y además, presume de ello en las aletas delanteras, con la inscripción 'Inline 6'.

Galería: Prueba Mazda CX-60 Diesel

¿Y sabes que es lo mejor de todo? Que gracias a la integración de una red eléctrica de 48 voltios (que incluye motor de 12,4 kW o 17 CV y 153 Nm integrado en la caja de cambios), el CX-60 disfruta del distintivo ambiental Eco de la DGT.

No queremos abrumarte con datos técnicos. De hecho, al final del post encontrarás el análisis en vídeo que hemos preparado. Pero sí que debemos mencionar que este nuevo motor se beneficia de una tecnología de combustión que la marca llama DCPCI (encendido por compresión controlado por la distribución con premezcla parcial). Y que probablemente, sea la responsable del curioso sonido que emite este motor: suave como todo buen seis cilindros, pero con una melodía particular.

Llegados a este punto, debemos indicar que el CX-60 Diesel se ofrece en dos versiones: con 200 CV y 450 Nm de par motor máximo, la probada, con propulsión trasera y transmisión automática de ocho velocidades, y con 254 CV, 550 Nm de par motor, también cambio automático y tracción a las cuatro ruedas.

En el caso de nuestra versión, acelera de 0 a 100 km/h en 8,4 segundos y alcanza una velocidad máxima de 212 km/h, aunque tal vez lo más llamativo sea el consumo medio homologado, cifrado en 5,0 litros cada 100 kilómetros. Una cifra que se puede igualar con facilidad, llevando a cabo una conducción normal... o rebajar, incluso, si se cuida la eficiencia.

Prueba Mazda CX-60 Diesel

Con un diseño atractivo, 4,75 metros de largo, un peso de 1.651 kg, un espacio interior correcto (digamos que sin excesos) y un maletero que alcanza los 570 litros de capacidad, hablamos de un modelo confortable y agradable de conducir, bien aislado del ruido anterior, pero que mantiene el 'toque' dinámico de todo Mazda. Vale, no es un MX-5, pero sí que transmite al conductor con fidelidad lo que está pasando en cada momento.

Disponible en cuatro acabados, Prime Line, Exclusive, Homura y Takumi, el CX-60 Diesel está a la venta desde 48.719 euros, sin descuentos. Ahora ya sí, no te pierdas nuestro análisis en vídeo

Análisis en vídeo Mazda CX-60 Diesel:

 

Mazda CX-60 e-SKYACTIV D 200 CV RWD Homura

Motor Gasolina, 6 cilindros en línea, turboalimentado, 3.283 cm³
Potencia 200 CV entre 3.000 y 4.200 rpm
Par máximo 450 Nm entre 1.400 y 3.000 rpm
Caja de cambios Automática, 8 velocidades
0-100 km/h 8,4 s
Velocidad máxima 212 km/h
Consumo 5,0 l/100 km
Tracción Trasera
Longitud 4,75 m
Anchura 1,89 m
Altura 1,68 m
Peso en vacío 1.832
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 570 l
Precio base 54.269 euros