En determinados vehículos, como los enfocados a largos viajes o los todoterrenos, cuesta algo más sacar partido a un sistema híbrido enchufable, pero también tienen sentido, sobre todo si podemos cargarlos con asiduidad.  

En el caso del Audi A6 55 TFSIe, es indudable que no puede competir contra las opciones turbodiésel TDI cuando realizamos desplazamientos de varias horas. No obstante, en el día a día se puede recuperar mucha de la fuerte inversión realizada si nuestro kilometraje de casa al trabajo es contenido o si tenemos que adentrarnos en una Zona de Bajas Emisiones (ZBE).   

Posible ahorro diario

El hecho de sacar partido a la etiqueta 0 (aparcando gratis, por ejemplo) o de apenas consumir gasolina de lunes a viernes satisface a cualquiera y consigue que cada día suponga un considerable ahorro de dinero. Como siempre decimos, analiza el uso que vas a dar al coche y los kilómetros anuales, además de ver si puedes usar un punto de carga habitual fuera de casa.

Galería: Prueba Audi A6 55 TFSIe quattro-ultra S tronic 2022

367 CV combinados

En el caso de que sí te salga a cuenta, la berlina alemana, como buen PHEV premium, ofrece unas prestaciones fabulosas, fruto de sumar los 265 CV del motor 2.0 TFSI de gasolina y los 143 de la unidad eléctrica. Ambas mecánicas mueven el tren delantero.

En total, son 367 CV y 500 Nm, con los que el coche consigue acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 5,6 segundos y llegar a una velocidad máxima autolimitada de 250 km/h. Cifras propias de una variante S de Audi, ¿no crees?

Prueba Audi A6 55 TFSIe quattro-ultra S tronic

Consumo y programas de conducción

¿Y el consumo? Con la batería cargada, homologa 1,2 litros cada 100 kilómetros. Durante la prueba, nosotros decidimos emplear siempre el programa de conducción Hybrid, que combina el uso de los dos propulsores, y el resultado fue de 6,6 litros cada 100 kilómetros, que no está nada mal, después de 150 kilómetros.

Tras agotarse la batería, esa cifra lógicamente, fue subiendo y se situó en cifras en el entorno de los 8,0 litros... sin forzar la máquina. Eso significa que en conducción deportiva o exigente, el registro sube aún más.

El conductor también dispone de los modos EV (100% eléctrico, a un máximo de 130 km/h), Hold (mantiene la carga de la batería) y Charge (aumenta dicha carga en marcha, utilizando el motor de gasolina como generador, lo que aumenta el consumo). 

Igualmente, puede modificar el tacto del coche entre los modos efficiency, comfort, auto, dynamic e individual. El primero, es más ecológico, no permite alcanzar ese pico de potencia extra que en la instrumentación aparece como Boost. 

Prueba Audi A6 55 TFSIe quattro-ultra S tronic
Prueba Audi A6 55 TFSIe quattro-ultra S tronic

Unos 50 km eléctricos

La batería de iones de litio, de 17,9 kWh de capacidad bruta (14,4 netos), se puede cargar a 7,4 kW en 2,5 horas. La toma se encuentra encima del paso de rueda trasero izquierdo del vehículo. El coche homologa una autonomía eléctrica de 68 kilómetros, pero lo normal es realizar en el entorno de 50/55. 

A la hora de buscar la máxima eficiencia, el sistema de tracción total elegido es el quattro-ultra, mediante embrague multidisco, que actúa con un único eje motriz, el delantero, en el caso de que no haya una necesidad extra de motricidad. 

Prueba Audi A6 55 TFSIe quattro-ultra S tronic
Prueba Audi A6 55 TFSIe quattro-ultra S tronic

Igualmente, la suspensión deportiva de serie (tren de rodaje deportivo se denomina oficialmente) reduce en 20 milímetros la altura libre al suelo, una configuración que también sirve para mejorar la eficiencia. No obstante, el cliente también puede escoger la adaptativa, con amortiguadores regulables electrónicamente, que cuesta 1.405 euros. 

Interior de calidad y muy amplio 

En el interior, salvo algunos mandos específicos, nada cambia frente al A6 estándar. Así, se mantienen las tres pantallas digitales, incluida una en la consola central para gobernar la climatización. La presencia de buenos materiales y la postura perfecta al volante agradan sobremanera. 

Tampoco hay cambios en el espacio interior, con lo cual se sigue disfrutando de muchísimo sitio para cuatro ocupantes, con independencia de su talla, fruto de una batalla de 2,92 metros. Sin duda, parece que estamos hablando de un A8 de hace unos años... 

Prueba Audi A6 55 TFSIe quattro-ultra S tronic
Prueba Audi A6 55 TFSIe quattro-ultra S tronic
Prueba Audi A6 55 TFSIe quattro-ultra S tronic

Maletero muy reducido

A la hora de viajar, la parte que más quebraderos de cabeza da, sin duda, es el maletero, que se queda en 360 litros debido a la integración de la batería. Para que te hagas una idea, el del A3 Sportback cubica 380, aunque es cierto que el de la berlina es mucho más profundo.

Como no hay un doble piso, la bolsa con el cable de conexión tiene que viajar en el mismo sitio que las maletas, así que contamos con menos espacio aún. A pesar de disponer de una tapa y no de un portón, la boca de carga es generosa.

Prueba Audi A6 55 TFSIe quattro-ultra S tronic

Audi A6 55 TFSIe, en marcha

En el apartado dinámico, hay que lidiar con un peso en vacío ligeramente superior a las 2,0 toneladas. Obviamente, este Audi A6 55 TFSIe devora kilómetros con un aplomo y un silencio de marcha sobresalientes, y tampoco hace ascos a curvas rápidas, en las que apoya con seguridad y no presenta movimientos aparatosos. Además, se beneficia de la dirección progresiva (con desmultiplicación variable), que es de serie. 

La verdad es que sin ser una berlina de tacto deportivo propiamente dicho, camufla bastante bien sus dimensiones y su masa. Lógicamente, en carreteras más ratoneras salen a relucir esas limitaciones, pero jamás se convierte en un coche torpe y siempre mantiene un guiado eficaz. Como sucede en muchos PHEV, el tacto de frenada resulta algo peculiar. 

Prueba Audi A6 55 TFSIe quattro-ultra S tronic

Estéticamente, si en las fotos que estás viendo te gustan esos toques en negro brillante, es porque el coche está asociado al acabado Black line edition. De fabrica, incluye llantas de aleación Audi Sport de 20 pulgadas, cristales laterales oscurecidos, faros Matrix LED, volante deportivo achatado y climatizador de cuatro zonas.  

Audi A6 55 TFSIe, precio y alternativas

El precio de esta versión alcanza los 77.460 euros, más todos los extras que le quieras añadir, que son muchos, como es habitual en las marcas premium. Para ponerte en contexto, las opciones turbodiésel 40 TDI (204 CV) y 45 TDI (245 CV), también con el acabado Black line edition, cuestan 64.710 y 77.770 euros, respectivamente. 

Prueba Audi A6 55 TFSIe quattro-ultra S tronic

Respecto a ellas, hay bastantes ventajas en el día a día para el TFSIe, pero también inconvenientes en los largos viajes, como un mayor consumo y, sobre todo, un maletero con una capacidad muy reducida.

Insistimos: analiza todas las variables que comentábamos antes y así sabrás qué opción te conviene más. Es lo bueno de este periodo de transición hacia lo eléctrico: hay tantas alternativas que seguro que una se adapta perfectamente a tus necesidades.

Audi A6 55 TFSIE quattro-ultra

Motor Gasolina, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.984 cm³, 265 CV + 1 eléctrico
Potencia 367 CV combinados
Par máximo 500 Nm
Motor Delantero de 143 CV
Autonomía eléctrica 68 km
Caja de cambios Automática de doble embrague S tronic, 7 velocidades
0-100 km/h 5,6 s
Velocidad máxima 250 km/h (autolimitada)
Consumo 1,2 l/100 km (batería cargada)
Tracción Total quattro-ultra
Longitud 4,93 m
Anchura 1,88 m
Altura 1,45 m
Peso en vacío 2.010 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 360 l
Precio base 77.460 euros