Ahora enrolada dentro de Stellantis, Abarth continúa siendo la marca generalista más pasional del mercado, que no es decir poco. Con el 595 como único mástil (el 124 se descatalogó en 2019), la firma italiana sabe exprimir este producto de manera ejemplar. Aunque ya es todo un veterano, sigue dando lo que muchos buscan: diversión a raudales a cambio de un desembolso 'terrenal'.

En este punto, su última novedad es el Abarth F595. Para que te sitúes, es la versión Pista que ha aparecido periódicamente estos años atrás, pero ahora rebautizada para homenajear el 50 aniversario del monoplaza homónimo, empleado en el campeonato Fórmula Italia.

Galería: Abarth F595

Nosotros ya te hemos hablado de este F595 el pasado mes de julio, aprovechando su presentación online, así que pincha el enlace que acabas de dejar atrás para conocer todo lo que incluye. 

A modo de resumen, te diremos que este deportivo de bolsillo viene con un sistema de escape Record Monza con salidas verticales, la principal seña de identidad de este vehículo, así como con amortiguadores traseros Koni FSD (amortiguación regulable de frecuencia selectiva) y discos traseros perforados con 240 milímetros de diámetro. Según representantes de la propia marca, este coche puede equipar opcionalmente un diferencial autoblocante. 

Abarth F595

En el interior, además de los pedales de aluminio y el volante deportivo de cuero, con marca de las 12 en punto, destacan los asientos Sabelt, opcionales, con un diseño cercano a los baquet de competición, así como el botón 'mágico' con el logotipo corporativo del escorpión. 

Pulsándolo, se activa el modo Scorpion o Sport, con el que la respuesta al acelerador es más rápida y disminuye la asistencia de la dirección. Todo, para que desde el primer kilómetro fluya la máxima emoción posible.

Curiosamente, no hay colores llamativos para elegir (Blanco Race, Gris Campovolo, Gris Track, Negro Scorpion, Gris Record y Gris Tarmac). ¿Por qué? Para que las inserciones en Azul Rally, presentes por ejemplo en las cubiertas de los retrovisores o en el difusor trasero, generen un atractivo contraste. 

Antes de 'pasar a la acción', tan solo queda situar el Abarth F595 dentro de la gama. Te encantará saber que es una de las variantes más asequibles, pues se coloca a continuación del 595 'básico' (145 CV). Su precio oficial es de 26.000 euros, si bien si el cliente se puede beneficiar todas las ayudas y campañas, la tarifa se ve rebajada hasta los 20.200 euros. 

Abarth F595
Abarth F595

Ahora sí, toca probar este coche en un lugar fantástico, el Circuito del Jarama-RACE. Hace unos meses, pudimos saborear el 695 Esseesse, una de las 'perlas' de la gama, en el trazado italiano de Balocco, con lo que siempre es de agradecer que Abarth dé 'manga ancha' para ver de qué son capaces sus coches. 

Accedemos a la zona de boxes y empezamos a escuchar el sonido ronco que emiten los escapes, una melodía muy lograda, sobre todo teniendo en cuenta que, debajo del capó, no se encuentra un motor de muchos cilindros y por ende, de gran cubicaje.

Abarth F595

En concreto, se trata del conocido bloque turbo de gasolina 1.4 T-JET, curiosamente de inyección indirecta, que entrega 165 CV a 5.500 rpm y 230 Nm a 3.000 vueltas. Asociado a un cambio manual de cinco velocidades, consigue que el coche acelere de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos y alcance los 218 km/h.

El F595 también se puede equipar con un cambio automático de cinco velocidades con levas integradas en el volante, pero creo que este tipo de coche pide la caja mecánica para saborearlo con más intensidad. 

Me acoplo en el asiento Sabelt, ubicado en una posición elevada, regulo el volante en altura (no se modifica en profundidad) y activo el modo Scorpion, con el que la instrumentación cambia de diseño. Después de abrocharme el cinturón de seguridad y comprobar los retrovisores, ya estamos listos para entrar en pista. 

Abarth F595

Incluso en los primeros compases resulta notoria la 'patada' del turbocompresor Garrett, una turbina que entra con mucha decisión para impulsar el coche. El tacto de la dirección y de la palanca de cambios (está sobreelevada) da confianza para afrontar una conducción extrema en un escenario seguro como el trazado madrileño. 

También el equipo de frenos está a la altura y parece aguantar bastante bien el tipo con el paso de las vueltas. Mi unidad de pruebas no cuenta con el diferencial autoblocante, pese a lo cual el eje delantero no parece sufrir demasiado al salir de las curvas lentas, fruto de un par máximo comedido: la motricidad es buena, no se generan sacudidas en la dirección y el coche no se va 'por donde quiere'.

Abarth F595

El F595 corre, pero también es más estable de lo que cabe pensar en un modelo de apenas 3,66 metros de longitud y 2,30 metros de batalla. Eso sí, la zaga te avisa más de la cuenta de que estás llegando al límite respecto a modelos de mayor tamaño, sobre todo en situaciones críticas, como en ligeras pasadas de frenada o al cerrar la trayectoria más de la cuenta en una curva.

Disfruto mucho en los fuertes apoyos laterales, en los que el vehículo parece imperturbable, a pesar de que tampoco calza unos neumáticos exagerados, con 205 milímetros de sección. En fin, desde luego al Abarth F595 no se le queda grande un trazado de velocidad y recuerda que estamos hablando de un coche por algo más de 20.000 euros.

Puede haber segundos coches en una casa más exclusivos y más versátiles en el día a día, pero un 'juguetito' como este nunca está de más, sobre todo si te tomas la conducción como algo dinámico, divertido, especial... como un punto y aparte en tu día.    

Abarth F595

Motor Gasolina, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.368 cm³
Potencia 165 CV a 5.500 rpm
Par máximo 230 Nm a 3.000 rpm
Caja de cambios Manual, 5 velocidades
0-100 km/h 7,3 s
Velocidad máxima 218 km/h
Consumo 6,7 l/100 km
Tracción Delantera
Longitud 3,66 m
Anchura 1,62 m
Altura 1,48 m
Peso en vacío 1.035 kg
Número de asientos 4
Capacidad del maletero 185 l
Precio base 26.000 euros