Por mucho que te digan o te prometan, no hay muchos SUV que consigan la versatilidad de los prácticamente extinguidos monovolúmenes, pero en esa nómina tan limitada sí aparece el Citroën C5 Aircross. Como vas a leer a continuación, el modelo francés reproduce las soluciones interiores del Grand C4 SpaceTourer, de ahí que sea perfecto para las familias. 

Antes de indagar en este aspecto, hay que recordar que este coche, con 4,5 metros de longitud, se encuentra dentro del segmento de los todocaminos compactos, donde se desmarca de sus numerosísimos contrincantes precisamente por sus argumentos prácticos y también por el confort de marcha.

Galería: Prueba Citroën C5 Aircross Shine PureTech 180 EAT8

Las plazas traseras son tres individuales, cada una con regulación longitudinal y del respaldo. De este modo, un padre o una madre con dos niños puede viajar en el asiento central, aunque haya instaladas dos sillas de retención infantil a los lados. Es verdad que, en este supuesto, anchura no sobra, pero en otros muchos SUV es físicamente imposible.

Además, el suelo es plano y los cristales traseros disfrutan de tintado, de tal forma que no resultan necesarias las cortinillas parasol. En general, aflora una agradable sensación de espacio, a pesar de no disponer de un techo panorámico (es opcional). Por si fuera poco, los huecos portaobjetos están bien repartidos por la cabina y la habitabilidad es generosa.

 

Ojo, no todo es perfecto, pues las banquetas de los asientos traseros no tienen apenas inclinación, así que una persona alta no apoya bien los muslos en ellas. Por su parte, la salida trasera del aire quita un valioso espacio para las piernas del pasajero central. 

Dicho esto, los asientos delanteros Advanced Comfort proporcionan lo que promete su nombre, gracias a un tejido viscoelástico. Quizá al principio te puede parecer un mullido demasiado blando, pero enseguida te sientes muy a gusto.

Prueba Citroën C5 Aircross Shine PureTech 180 EAT8

La instrumentación digital, de aspecto personalizable, alcanza las 12,0 pulgadas, mientras que la pantalla central es de 8,0, un tamaño que ahora resulta algo escueto para la versión tope de gama si tenemos en cuenta las últimas novedades en el mercado, pero en la práctica es más que suficiente para ver todo con claridad.

A cambio, en el acabado Shine, disponemos de serie de navegador, cargador inalámbrico del smartphone y un sistema multimedia de última generación, compatible con los protocolos Android Auto y AppleCarPlay, además de dos tomas USB.

Prueba Citroën C5 Aircross Shine PureTech 180 EAT8
Prueba Citroën C5 Aircross Shine PureTech 180 EAT8
Prueba Citroën C5 Aircross Shine PureTech 180 EAT8

No nos debemos olvidar hablar del maletero, pues es uno de los más amplios del segmento. Declara 580 litros como mínimo, que son 720 si se adelantan los asientos traseros. Además, el suelo puede colocarse a dos alturas y el plano de carga carece de escalones cuando se abaten dichos asientos. 

Por lo tanto, aquí el modelo francés vuelve a recordar, por lo bueno, a un monovolumen. De este modo, si eres aficionado a la bicicleta o al surf, o te gustar ir de camping, el Citroën C5 Aircross da mucho juego.

Prueba Citroën C5 Aircross Shine PureTech 180 EAT8
Prueba Citroën C5 Aircross Shine PureTech 180 EAT8

A la hora de transitar fuera del asfalto, el todocamino galo no dispone de tracción total, pero a cambio ofrece, opcionalmente, el control de tracción avanzado Grip Control, que optimiza la motricidad en función del terreno por el que circulemos. Personalmente, lo combinaría con neumáticos M+S para sacar el mejor partido a esta tecnología.

En este punto, hay que destacar los 23 centímetros de altura libre del coche, una distancia más generosa de lo habitual, que permite transitar por terrenos algo más escarpados que caminos con algún que otro agujero. Por cierto, pagando por el Grip Control, viene también el control de descenso de pendientes. 

Prueba Citroën C5 Aircross Shine PureTech 180 EAT8
Prueba Citroën C5 Aircross Shine PureTech 180 EAT8

Seguro que muchos de vosotros tenéis la duda de si un motor de gasolina supone consumos desmedidos en un SUV voluminoso. Quizá, lo más lógico es adquirirlo con un propulsor turbodiésel si haces muchos kilómetros al año, pero vamos a contarte nuestra experiencia con la mecánica turbo de gasolina PureTech 180, con 1,6 litros y 180 CV.

En ciclo medio, declara 6,7 litros cada 100 kilómetros y lo cierto es que, en una conducción normal, es habitual estar en el entorno de los 7,2 litros, sumando más kilómetros interurbanos que dentro de la ciudad. El coche ofrece dos programas, Eco y Sport, aunque nosotros apenas los utilizamos para no distorsionar mucho las cifras.

Prueba Citroën C5 Aircross Shine PureTech 180 EAT8

La mayoría de los trayectos los realicé sin acompañantes, aunque en algunos de ellos sí viajamos los cuatro miembros de la familia, pero no a plena carga. Personalmente, me parece un gasto de combustible bastante aceptable para un vehículo así.

El motor funciona con una suavidad manifiesta: parece que no se generan fricciones cuando se gana velocidad y es realmente silencioso. De hecho, es de esos motores que parece que empujan menos de lo que realmente rinde, porque no sube de vueltas de forma abrupta. Pero sí, las prestaciones están ahí y surgen en adelantamientos rápidos y 'sobrados'. 

Prueba Citroën C5 Aircross Shine PureTech 180 EAT8

Por si fuera poco, la mecánica hace muy buenas migas con la transmisión automática con convertidor de par EAT8, de ocho velocidades y levas tras el volante, que gestiona muy bien los cambios, pues mantiene siempre la mecánica en un régimen adecuado, y es suficientemente rápida en tramos revirados.

Por cierto, hablando de curvas, queda analizar el dinamismo del vehículo. Como ya supondrás, la suspensión con amortiguadores progresivos hidráulicos proporciona un elevado confort de marcha, absorbiendo muy bien las irregularidades del terreno. Pero el coche no desmerece en curvas pues, aunque la carrocería inclina, las traza con suficiente soltura y sin movimientos aparatosos. Es un coche 'blando', pero ni mucho menos torpe. Al fin y al cabo, se nota la buena base que supone la plataforma EMP2 de Stellantis... 

A todo esto, a ritmos de crucero, el interior apenas recibe ruidos aerodinámicos ni de rodadura, con lo que los viajes por carreteras sencillas son un puro placer por confortables. Tu familia te lo agradecerá con el paso de los kilómetros...

En cuanto a los precios, el Citroën C5 Aircross está disponible desde 20.890 euros, mientras que esta versión supone un desembolso cercano a los 37.000, sin contar con las promociones oficiales de la marca. ¿Mucho dinero o no? Bueno, si valoras la versatilidad y la comodidad, te va a costar encontrar algo igual... 

Citroën C5 Aircross Shine PureTech 180 EAT8

Motor Gasolina, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.598 cm³
Potencia 180 CV a 5.500 rpm
Par máximo 250 Nm a 1.650 rpm
Caja de cambios Automática con convertidor de par EAT8, 8 velocidades
0-100 km/h 8,2 s
Velocidad máxima 219 km/h
Consumo 6,7 l/100 km
Tracción Delantera
Longitud 4,50 m
Anchura 1,84 m
Altura 1,65 m
Peso en vacío 1.430 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 580 l
Precio base 36.890 euros