El SUV japonés, con tres filas de asientos y el sistema híbrido de cuarta generación de la casa, desarrolla una potencia de 248 CV.

El Toyota Highlander 2021 es una novedad en nuestro país, aunque en otros mercados ha sido y sigue siendo un éxito comercial para Toyota. Hablamos de un SUV híbrido con siete plazas, desarrollado sobre la base del RAV4 hybrid, pero con más equipamiento y unos acabados superiores, tal y como te contamos en esta primera prueba.

Milita en el segmento de los E-SUV y junto con su hermano mayor, el Land Cruiser, pretende convencer a esos clientes que necesitan un todocamino familiar generalista con la máxima calidad, sin meterse en el 'peligroso' precio de los modelos Premium. Desde 52.000 euros, con un descuento oficial de 7.000 euros, el modelo japonés ofrece mucha tecnología por un coste más que racional.

Galería: Toyota Highlander 2021

Dicho todo lo anterior, debes saber que el Highlander 2021 tiene similitudes con el RAV4... y grandes diferencias. La primera y puede que más importante se refiere a las dimensiones.

Hablamos de una carrocería con una longitud de 4,96 metros, por 1,93 de ancho y 1,75 metros de altura. Además, los 2,85 metros de batalla le permiten ofrecer un interior con tres filas de asientos y siete plazas, siendo la segunda fila configurable, al poder desplazar la banqueta en 18 centímetros, longitudinalmente.

Lógicamente, es posible que no vayas a utilizar siempre el aforo al completo, en cuyo caso (con cinco asientos), la capacidad del maletero es de 658 litros (865 litros hasta el techo), mientras que con una configuración de siete plazas, la capacidad de carga se queda en 268 litros (332 hasta el techo).

Y te preguntarás por qué estoy haciendo esta aclaración sobre si la carga llega o no al techo. La respuesta es que el Highlander dispone de un espejo interior con cámara integrada, capaz de mostrar la parte trasera del vehículo, aunque tengamos el maletero cargado hasta arriba.

Toyota Highlander 2021

También te habrás fijado en la estética del modelo oriental. La verdad es que no se parece a un RAV4; aquí tienes otra diferencia, que muchos clientes pueden considerar fundamental. El frontal alto, con una gran parrilla, ópticas muy estilizadas y una zaga con unos pilotos sinuosos, dejan claro que este modelo es diferente al resto de la gama Toyota.

Toyota Highlander 2021

Entre los elementos compartidos, debemos señalar la plataforma TNGA y la cuarta generación del sistema híbrido de Toyota. Esto significa que, de momento, el Highlander no dispone de versión híbrida enchufable (a diferencia del RAV4 Plug-in), aunque su mecánica híbrida sí que deriva de la del todocamino compacto.

Toyota Highlander 2021

Por tanto, hablamos de un motor térmico de gasolina, atmosférico, con 2,5 litros de cilindrada, que desarrolla una potencia de 190 CV y se asocia a sendos propulsores eléctricos, el delantero con 183 CV (134 kW) y el trasero con 54 CV (40 kW). La potencia combinada es de 248 CV y el par máximo puede llegar a 1.300 Nm gracias a la desmultiplicación de los motores eléctricos.

Al igual que sucede en el RAV4, no existe un eje de transmisión entre las ruedas delanteras y las traseras, sino que el motor eléctrico posterior se encarga de mover el eje posterior, mientras que el térmico y el otro eléctrico hacen lo propio con las delanteras.

Toyota Highlander 2021

En la práctica, el conductor disfruta de un sistema de tracción integral inteligente que, como principal ventaja, además de ofrecer un plus de motricidad frente a un modelo con un solo eje motriz, en fases de deceleración y frenada es capaz de regenerar energía a través de ambos ejes, lo que permite recargar la batería en menos tiempo.

Hablando de la batería, el Highlander 2021 dispone de una unidad de níquel-metal-hidruro con una capacidad de 1,9 kWh y no de iones de litio, como emplean algunas versiones del RAV4, aunque según la marca, en la práctica, ambas baterías ofrecen el mismo rendimiento y aseguran las mismas prestaciones.

Toyota Highlander 2021

Respecto al peso, otro dato a tener en cuenta, el nuevo SUV de Toyota oscila entre los 2.010 y los 2.090 kilos, según acabados, y eso se nota, sobre todo, al acelerar con decisión. No tiene el brío de un RAV4 y la suspensión es más blanda, lo que redunda en una buena comodidad, siempre que se circule a ritmos sosegados y sobre firmes en buen estado.

Durante nuestra primera toma de contacto, hemos podido combinar autovía, carretera de doble sentido e, incluso, un tramo de campo que debido a las recientes nevadas, ha puesto a prueba el sistema de tracción integral del modelo oriental.

Las unidades de pruebas estaban equipadas con neumáticos de invierno, lo que ha permitido sortear un tramo de nieve y hielo de unos cuatro kilómetros, sin ningún problema. Obviamente no es el escenario para el que está pensado el Highlander, pero deja claro que puede salir airoso de trances complicados para otros todocaminos de corte más urbano. 

Toyota Highlander 2021

A pesar de que se ha reforzado la insonorización del vano motor, el ruido del propulsor térmico se hace patente en el interior, al acelerar con determinación, algo que debido al volumen del coche, se puede repetir con frecuencia, si transitamos por terrenos con desnivel continuado. Salvo por eso, es un vehículo muy agradable de conducir, con las inercias propias de su tamaño y peso, en el que, prácticamente, solo hay que ocuparse de acelerar y frenar.

Y digo esto por varios motivos. El primero es que el cambio automático es como el del RAV4, de engranajes planetarios y una sola marcha, pero con seis etapas simuladas de retención, fundamentales a la hora de afrontar fuertes descensos (un puerto, por ejemplo) o si queremos regenerar al máximo la batería.

Toyota Highlander 2021

Por otra parte, la comodidad de los asientos (especialmente los delanteros), así como el espacio interior, hacen que el Highlander reivindique su carácter familiar y funcional, con un suelo plano en la segunda fila y varios huecos portaobjetos de buen tamaño repartidos por el interior.

El otro motivo fundamental por el que el Higlander se conduce de forma muy agradable es por el gran número de asistentes a la conducción que pone a disposición del conductor. Englobados dentro del conocido Toyota Safety Sense, dispondremos de sistemas como el asistente precolisión con detección de peatones, ciclistas, objetos y vehículos incluso de frente, así como de control de velocidad de crucero adaptativo u otro de mantenimiento de carril similar al del Yaris recién estrenado.

Toyota Highlander 2021

También hay que mencionar otros menos novedosos como el control del ángulo muerto o los sensores de aparcamiento que avisan acústicamente y son capaces de detener el vehículo en caso de riesgo por impacto.

Si pasamos a las prestaciones oficiales, el modelo japonés alcanza una velocidad máxima de 180 km/h, acelera de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos y el consumo medio oficial es de 7,0 litros cada 100 kilómetros. En nuestra ruta, de casi 100 kilómetros, nos hemos movido en el entorno de los 8,0 litros, practicando una conducción combinada, así que siendo muy comedido con el pie derecho, podrás acercarte a esa cifra oficial que proporciona el fabricante.

Toyota Highlander 2021

Por último, la gama se divide en dos acabados: Advance y Luxury. Cabe la posibilidad de optar por una versión añadida sobre la base del Advance a la que se le puede añadir el techo panorámico Skyview, contando con el mismo equipamiento de serie.

Por citar parte de ese equipamiento, desde la versión de acceso se dispone de llantas de aleación de 20 pulgadas, ópticas principales de LED, climatizador bizona, cámara trasera de asistencia al aparcamiento, sistema de acceso y arranque sin llave, tapicería de cuero, sistema de infoentretenimiento con pantalla de 7,0 pulgadas, protocolos Apple CarPlay y Android Auto y sistema de sonido Toyota Touch 2.

Toyota Highlander 2021

Por cierto, la horquilla de precios oscila entre los 59.000 euros (menos 7.000 euros de descuento oficial) y los 70.900 euros del acabado Luxury (a los que hay que restar los 8.000 euros de promoción oficial). Y si te acoges al Plan Toyota Easy (cuatro años de mantenimiento y otros cuatro de garantía) puedes rebajar estas cantidades en otros 1.750 euros extra.

De esta forma, aplicando todos los descuentos posibles, puedes tener un Highlander en la barrera psicológica de los 50.000 euros, que para un SUV de siete plazas, muy bien equipado y con etiqueta Eco, suena francamente bien.

Toyota Highlander Electric Hybrid 2.5 Advance 2021

Motor Gasolina, 4 cilindros en línea, atmosférico, 2.487 cm³ + 2 eléctricos
Potencia 248 CV
Par máximo n.d.
Caja de cambios Automática con engranajes planetarios
0-100 km/h 8,3 s
Velocidad máxima 180 km/h
Consumo 7,0 l/100 km
Tracción Integral
Longitud 4,96 m
Anchura 1,93 m
Altura 1,75 m
Peso en vacío 2.010 kg
Número de asientos 7
Capacidad del maletero 268 l
Precio base 59.000 euros