Con él, la conducción pasa a una nueva dimensión.

Permitidme un inciso antes de empezar. Todavía recuerdo la primera vez que disfruté de un 'Nueveonce'. Era la versión Turbo, perteneciente a la generación 997, con unos gloriosos 480 CV de potencia, fruto de un motor bóxer, de 3,6 litros y seis cilindros, con el que el deportivo alemán aceleraba de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos.

Desde luego, en esos días de prueba me sentí muy afortunado y entendí por qué había elegido esta profesión. Más de una década después, vuelvo a experimentar una alegría extrema al sentarme y conducir la nueva generación, la octava, del deportivo de Porsche. El coche sigue maravillando y yo continúo igual de apasionado por mi trabajo... 

Galería: Prueba Porsche 911 Carrera 4S 2020

En esta entrega, el 911 magnifica lo que todo el mundo persigue en este coche: la máxima alteración de los sentidos. Pero lo realmente sorprendente es que, ahora, el coupé germano está repleto de tecnología, que no varía esa sensación de pureza volantística a la hora de acelerar y abordar curvas.

El ejemplo más claro lo tenemos con el programa Wet del control dinámico de la conducción, que modifica diversos parámetros del vehículo con el asfalto mojado. También, el sistema de visión nocturna Night Vission Assist, que detecta con premura peatones y animales para anticiparse a un atropello o una colisión.     

 

Esos 'ángeles de la guarda' están para ayudar a un conductor que se siente realmente especial nada más subirse al coche, acomodarse en el asiento, que queda situado en una posición baja, y arrancar el motor con el mando ubicado a la izquierda del volante.

El sonido que emite el propulsor bóxer puede acrecentarse, aún más, si pulsamos la tecla que activa la configuración deportiva del escape. Desde luego, no encuentro mejor forma posible para comenzar un día cualquiera...

Largo (4,51 metros), ancho (1,85) y bajo (1,30), el 911 Carrera 4S 2020 se controla bien desde la cabina, pues la visibilidad es razonablemente buena desde el volante. Y si tienes dudas de si vas a tocar los bajos en una rampa de garaje, puedes equiparlo con un eje delantero neumático, con el que se ganan unos valiosos centímetros extra.

La combinación de la mecánica de 3,0 litros, biturbo, con seis cilindros y 450 CV, y la transmisión automática de doble embrague PDK, de ocho velocidades, es excelsa. Incluso en los recorridos urbanos, llenos de arranques y paradas, la suavidad impera desde la salida hasta el destino. 

Pero ni que decir tiene que, cuando exprimimos este cóctel tan sabroso fuera de la urbe, queda patente que todo funciona con la precisión de un reloj suizo. Por supuesto, si somos contundentes con el acelerador, los ocupantes quedan pegados a los asientos sin que aparezca ni el más mínimo tirón ni vacíos de potencia. ¡Qué pronto llegan los límites de velocidad de nuestras carreteras!

Prueba Porsche 911 Carrera 4S 2020

Además, si no quieres 'arriesgarte' con una versión de propulsión trasera, más crítica en zonas de baja motricidad, el 911 Carrera 4S cuenta con el sistema de tracción total PTM, que se complementa con el sistema de reparto selectivo del par PTV Plus y el bloqueo electrónico del diferencial trasero. 

En la práctica, todos estos argumentos son clave para que el coche ofrezca una motricidad 'a prueba de bombas'. Si no me crees, el sistema Sport Response, donde el coche muestra toda la fuerza posible en 20 segundos, acrecienta esa certeza de tener todo bajo control, a pesar de las enormes prestaciones que surgen.

Prueba Porsche 911 Carrera 4S 2020
Prueba Porsche 911 Carrera 4S 2020

Hablando de prestaciones, esta fascinante versión firma una velocidad máxima de 306 km/h y una aceleración de 0 a 100 en 3,6 segundos. Por si te interesa saber el dato de consumo, homologa 10,4 litros cada 100 kilómetros. Este registro se acerca bastante a la realidad si no buscamos con frecuencia la zona roja del cuentavueltas.   

Dinámicamente, el Porsche 911 Carrera 4S 2020 solo puede calificarse como intachable. De hecho, salvo que seas piloto profesional o tengas un circuito con escapatorias a tu disposición, no vas a poder sacarle todo el partido, porque sus límites son dignos de encontrarlos en un trazado de velocidad.

Prueba Porsche 911 Carrera 4S 2020
Prueba Porsche 911 Carrera 4S 2020

No obstante, si no tienes esa fortuna y 'solo' lo llevas por carreteras de montaña, también te lo vas a pasar de cine. Una tras otra, las curvas van quedando atrás y percibes que las has superado a un ritmo demencial... sin que el 911 se haya movido de la trayectoria ideal.

El equipo de frenos también trabaja de manera sobresaliente y no se te acumula el trabajo, aunque la velocidad sea elevada. Mientras sumo kilómetros en las 'benditas' secundarias, pienso cómo iría este deportivo en manos de un profesional en esas carreteras ratoneras. Y es que, para 'sacarle las cosquillas', hay que ir muy 'a fuego'. 

Prueba Porsche 911 Carrera 4S 2020

Si, como en nuestro caso, el coche viene aderezado por una dirección con desmultiplicación variable, el paquete Sport Chrono, la suspensión adaptativa PASM, las estabilizadoras activas PDCC y un sistema de dirección a las cuatro ruedas, no habrá carretera que consiga salir victoriosa frente al modelo germano. 

Por supuesto, el motor convierte al modelo de Stuttgart en un 'misil', algo que percibes desde que sales de una curva hasta que no queda más remedio que frenar para acometer la siguiente. ¡Menudo empuje y qué forma de subir de vueltas! 

Prueba Porsche 911 Carrera 4S 2020

Mientras volvemos a la 'civilización', ya en vías de primer orden, el 'Nueveonce' se muestra perfectamente aplomado y, por qué no decirlo, otorga una comodidad más que suficiente para plantearte un largo desplazamiento. Al final, lo bueno de un deportivo es que también sea capaz de acompañar a su dueño en el día a día...   

Eso sí, hay que llevar el equipaje justo, pues los 132 litros del maletero delantero no dan para grandes maletas, aunque siempre están las angostas plazas traseras para liberar algo de espacio y dejar ahí abrigos, mochilas... De hecho, hasta se pueden abatir. 

Prueba Porsche 911 Carrera 4S 2020

En fin, poco más puedo añadir de un coche así, salvo que el que pueda permitirse los 147.065 euros que cuesta (más extras), no debería dudar de tenerlo en su garaje. Yo me conformaré con seguir trabajando en lo que me gusta y continuar poniéndome al volante de futuras versiones... que no es poco. 

Equipamiento de serie: llantas de aleación de 20 pulgadas (delante) y 21 (detrás), tiradores de la puerta retráctiles, faros con tecnología de tipo LED, climatizador automático bizona, asientos delanteros deportivos con ajustes eléctricos, acceso y arranque sin llave Keyless Go, sistema de infoentretenimiento Porsche Communication Management (PCM) con navegador y pantalla central de 10,9 pulgadas. 

Opciones: llantas pintadas en colores como Negro brillante u Oro satinado (1.358 euros), asientos deportivos con paquete memoria (2.580 euros), PDCC (3.666 euros), sistema de dirección a las cuatro ruedas (2.566 euros), escape deportivo (2.973 euros), frenos carbocerámicos (10.195 euros) y paquete Sport Chrono (2.654 euros).    

 

Porsche 911 Carrera 4S Coupé

Motor Gasolina, 6 cilindros bóxer, biturbo, 2.981 cm³
Potencia 450 CV a 6.500 rpm / 530 Nm entre 2.300 y 5.000 rpm
Caja de cambios Automática de doble embrague PDK, 8 velocidades
Velocidad máxima 306 km/h
0-100 km/h 3,6 s
Consumo 10,4 l/100 km
Tracción Total PTM
Peso en vacío 1.565 kg
Número de asientos 4 (2+2)
Capacidad del maletero 132 l
Precio base 147.065 euros