La revolución del compacto japonés continúa con la inclusión de este propulsor de gasolina, que busca atraer a los conductores por su agrado de conducción, bajo consumo… y etiqueta Eco.

Últimamente, la mayoría de las pruebas que publicamos en Motor1.com se centran en coches que siempre cuentan, como poco, con uno de estos dos ingredientes: formato SUV o motor turboalimentado. Y no es cosa nuestra, sino la tendencia que marca el mercado…

Sin embargo, con el Mazda3 2020 volvemos a hacer una excepción. A fin de cuentas, la firma japonesa sigue apostando con fuerza por el segmento de los compactos y por los motores atmosféricos de gasolina, de cilindrada media, en la corriente que califican como 'Rightsizing'.

De este modo, Mazda sigue dando pasos en un camino, el de prescindir de la turboalimentación, que ya inició hace unos años, que sigue dándole buenos resultados... y que ya se ha convertido en una de sus señas de identidad.

Galería: Prueba Mazda3 2020 SKYACTIV-X 180 CV

El complejo propulsor SKYACTIV-X es el responsable de que volvamos a subirnos al Mazda3. Una mecánica llamada a colocarse como el tope de la gama, por encima del SKYACTIV-G 2.0, de 122 CV, que ya analizamos hace unos meses (puedes leer la prueba completa aquí) y que acaparará unas importantes cifras de ventas.

De hecho, si hacemos casos a las previsiones de la marca para España, cerca de un 33% de las ventas totales de la compañía en 2020 recaerán sobre él, repartidas entre el propio Mazda3 y el CX-30.

¿Qué hace especial al motor SKYACTIV-X del Mazda3 2020?

Estructuralmente, al hablar del motor de gasolina SKYACTIV-X, lo hacemos de un propulsor atmosférico y tetracilíndrico, de 2,0 litros de cilindrada, que entrega 180 CV de potencia.

Sin embargo, echando un vistazo un poco más en profundidad, descubrimos su mayor peculiaridad: la tecnología SPCCI (Spark Plug Controlled Compresion Ignition) o, en español, encendido por compresión controlado por chispa.

Básicamente, esta tecnología, que no la emplea ninguna otra marca ni modelo, permite combinar las ventajas del encendido por chispa del motor de gasolina, como son las buenas prestaciones a alto régimen y las menores emisiones de ciertos gases contaminantes, con las que aporta el encendido por compresión del diésel, como la mejor respuesta inicial y unos consumos más ajustados. De hecho, el motor puede combinar el encendido por bujía convencional o por compresión.

Todo, para conseguir el fin último: ser más eficiente en condiciones reales (principalmente, en fases de carga baja y media). Algo que se consigue empobreciendo la mezcla, introduciendo más aire mediante un compresor (que actúa como soplador). Este dispositivo se denomina, literalmente, "unidad de suministro de aire de respuesta rápida por compresor volumétrico".

Prueba Mazda3 2020 SKYACTIV-X 180 CV

Centrándonos en el rendimiento, entrega 180 CV a 6.000 rpm y un par máximo de 224 Nm a 3.000 vueltas. El consumo medio homologado parte de los 5,4 litros cada 100 kilómetros (en la carrocería Sedán) y sus prestaciones, por el momento, no desentonan: el coche alcanza los 216 km/h y acelera de 0 a 100 en 8,2 segundos.

Y lo mejor de todo, sin duda, es que se combina con la hibridación ligera de la marca, conocida como M Hybrid, que se sustenta sobre una red eléctrica auxiliar.

La base de este sistema es una unidad eléctrica de 6 kW, que cumple las funciones de generador y motor de arranque, apoyado en una batería de iones de litio, de 24 V, que se nutre de la energía obtenida en las fases de deceleración y frenado. Además de ayudar al consumo y de aportar un plus en fases de aceleración, también aparece la adopción del distintivo ambiental Eco de la DGT.

Entre las ventajas de portar esta etiqueta, como bien sabrás, se encuentra el hecho de 'escapar' a las restricciones circulatorias por protocolos de contaminación, pagar menos en zonas de estacionamiento regulado, circulación por carriles VAO, descuentos en peajes, reducciones en el impuesto de circulación de algunas ciudades… y curiosamente, también, su posible homologación como taxi.

Prueba Mazda3 2020 SKYACTIV-X 180 CV

Mazda3 2020, así va con el motor SKYACTIV-X

En marcha, las sensaciones que transmite el Mazda3 2020, como casi todo en este propulsor, son curiosas… empezando por el propio sonido, que puntualmente, en ciertas fases, puede incluso recordar al de un bloque de gasóleo.

La respuesta a bajo régimen es buena e inmediata, aunque hay que cambiar el chip, frente a las mecánicas turboalimentadas a las que estamos acostumbrados a conducir.

Aquí no hay un empuje desbordante desde antes de las 2.000 rpm y hay que estar pendientes del cambio para sacar lo mejor de él. De hecho, es a partir de las 2.500 vueltas cuando empieza a ganar enteros y, si aguantas la tentación de subir una marcha, en el entorno de las 3.500-4.000 rpm, empezarás a descubrir una elasticidad que llega a sorprender.

Dicho esto, quien llegue hasta él esperando disfrutar de un modelo 'rabioso', con 180 CV, se llevará una sorpresa. Desde luego, poner el foco en el aspecto deportivo o prestacional sería llevar a cabo un análisis equivocado. Aquí, el tema va de agrado de conducción y reducción de consumo y emisiones.

Aclarado este punto, la gama ofrece diversas opciones, tanto de cambio como de tracción. En el primer sentido, se puede elegir una caja de cambios manual o una automática con convertidor de par, ambas, de seis relaciones. En el segundo aspecto, la carrocería de cinco puertas permite escoger entre tracción delantera o total, ofreciéndose el Sedán solo con dos ruedas motrices.

Prueba Mazda3 2020 SKYACTIV-X 180 CV

Desde el punto de vista dinámico, el conjunto sigue siendo sobresaliente, con una puesta a punto del chasis sorprendentemente equilibrada, cómoda en ciudad y carretera, pero aplomada en tramos virados.

En este último escenario, por el que transita gran parte de la primera prueba del Mazda3 2020, destaca su gran agilidad, con un tren trasero que nunca se llega a descomponer y una fascinante facilidad para, como nos gusta decir, 'virar plano'.

De este modo, uno no se cansa de enlazar curvas, a los mandos de un vehículo que presume de una dirección informativa y de una caja de cambios manual con el tacto exquisito, propio de un buen deportivo. Además, como no podía ser de otra manera, el habitáculo está muy bien insonorizado.

Mazda3 2020: mejor en tecnología que en espacio

Al acceder al interior, habrá quien se sorprenda al encontrarse con un salpicadero y una consola de trazos limpios, ordenados y con materiales de calidad, de marcado carácter minimalista, solo roto por la pantalla de 8,8 pulgadas del sistema multimedia Mazda Connect.

Este equipo de infoentretenimiento, que es compatible con los protocolos de conectividad Apple CarPlay y Android Auto, no se maneja de manera táctil, sino desde un mando de control, con distintos botones y un selector circular, que resulta bastante intuitivo.

Siguiendo con el aspecto tecnológico, puede incluir todo tipo de ayudas electrónicas a la conducción, como cámara delantera y trasera de asistencia al aparcamiento, control de velocidad de crucero adaptativo, sistema de frenado de emergencia automático con detección de peatones…

Prueba Mazda3 2020 SKYACTIV-X 180 CV

¿Y el espacio interior? Hablando de la carrocería de cinco puertas, diremos que está en un punto intermedio dentro de la categoría, ya que la habitabilidad en plazas traseras no es especialmente destacable, pero permite acoger a dos adultos con una comodidad más que razonable.

Eso sí, como ya comentamos en pruebas anteriores, la sensación es que ha primado el diseño por encima de todo, por lo que, por ejemplo, habrá a quien las ventanillas traseras le parezcan un poco pequeñas.

Algo parecido sucede con el maletero, que anuncia unos 358 litros que se quedan en 'tierra de nadie', dentro del segmento. Eso sí, si necesitas más espacio, siempre te quedará la variante Sedán, en la que la capacidad de carga asciende hasta los 450 litros.

Para finalizar, solo nos queda anunciar los precios del Mazda3 2020 con el motor SKYACTIV-X, que parten de los 28.065 euros y finalizan en los 34.765 euros, antes de descuentos. Sobre esa cifra, se pueden descontar los 2.700 euros de campaña, así como 1.300 euros adicionales, si se opta por el programa FlexiOpción, rebajando la cifra de partida hasta los 24.065 euros.

Mazda 3 5p Origin SKYACTIV-X 2.0 180 CV

Motor Gasolina, 4 cilindros en línea, atmosférico, 1.998 cm3
Potencia 180 CV a 6.000 rpm / 224 Nm a 3.000 rpm
Caja de cambios Manual, 6 velocidades
0-100 km/h 8,6 s
Velocidad máxima 216 km/h
Consumo 5,5 l/100 km
Peso en vacío N.D.
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 358 l
Precio base 28.065 euros