La variante más práctica de la berlina francesa apuesta por una línea de marcado estilo 'shooting brake'.

Tras el desembarco en el mercado de la tradicional variante berlina, ahora, hemos podido poner a prueba el Peugeot 508 SW 2019, un coche de corte familiar, que no renuncia al estilo dinámico que tan buen resultado le está dando a su equivalente sedán. 

Desarrollado sobre la misma plataforma modular, la conocida EMP2, la carrocería crece 4 centímetros de largo, hasta alcanzar los 4,79 metros de largo (que, por cierto, son 4 menos que el modelo precedente). 

Echa un vistazo a la prueba del Peugeot 508 2019:

También se ha reducido la altura del conjunto, hasta los 1,42 metros, que son 6 centímetros menos que el Peugeot 508 SW anterior. Si a ello le sumamos unas líneas 'afiladas', tal vez, sería más adecuado catalogarlo como un 'shooting brake'.

En lo que al maletero se refiere, alcanza los 530 litros de capacidad, posicionándose como la versión más práctica de la gama... aunque haya perdido 30 litros, en relación a su antecesor. Eso sí, al accionar los mandos del sistema Magic Flat, que abate los respaldos de los asientos traseros de manera automática, la capacidad asciende hasta los 1.780 litros. 

Siguiendo con el aspecto más práctico, el umbral de carga es más bajo y amplio que en la berlina; concretamente, está 6 centímetros más cercana al suelo y es 2,4 centímetros más amplia.

Primera prueba Peugeot 508 SW GT 2019

Peugeot 508 SW 2019: amplia gama de motores

En lo referido a la oferta mecánica, existen cinco motorizaciones, repartidas en dos de gasolina y tres turbodiésel. Entre las primeras, se anuncian dos versiones sobre un bloque turboalimentado de 1,6 litros de cilindrada, conocidas como PureTech 180 y PureTech 225, con 180 y 225 CV, respectivamente. 

Pasando a las opciones de gasóleo, la gama arranca con un propulsor de 1,5 litros y 130 CV, que recibe la denominación de BlueHDi 130, y continúa con los BlueHDi 160 y BlueHDi 180, ya con 2,0 litros y 160 o 180 CV de potencia. 

En todos los casos, se recurre a la tracción delantera y la transmisión automática con convertidor de par EAT8, de ocho velocidades. La única excepción es la opción de entrada a la familia de ciclo diésel, que también se puede escoger con una caja manual, de seis marchas.  

Más adelante, ya en la segunda mitad de 2019, se unirá a la gama una variante híbrida enchufable, con 225 CV y 50 kilómetros de autonomía eléctrica.

Por dentro, i-Cockpit y toda la tecnología

Al igual que sucede en el 508 'convencional', lo más llamativo es el puesto de conducción, conocido como i-Cockpit Amplify y que, en esta última entrega, resulta más ergonómico que nunca. 

Básicamente, sus principales características son la adopción de un volante de unas dimensiones compactas y de dos pantallas de gran tamaño: una de 12,3 pulgadas, para la instrumentación, y otra de 10,0 (8,0 pulgadas, en las versiones de acceso), para el sistema multimedia.

La segunda, de manejo táctil, cuenta con una serie de pulsadores justo debajo, que recuerdan a las teclas de un piano, para garantizar un acceso más rápido y seguro a las funciones más habituales, como el navegador, la telefonía, el sistema de sonido o el climatizador.

Primera prueba Peugeot 508 SW GT 2019

Otro apartado en el que destaca es el tecnológico, ya que, además de protocolos de conectividad como Apple CarPlay y Android Auto, también incluye las últimas ayudas electrónicas a la conducción. Estamos hablando de elementos como el control de velocidad de crucero adaptativo, el sistema activo de mantenimiento de carril, el de visión nocturna...

Cumple en habitabilidad

Colocado en el puesto de conducción, las sensaciones son buenas: se percibe un salpicadero de calidad, todo queda bastante a mano, la postura es óptima, el cuadro de instrumentos se ve con claridad...

Los dos únicos aspectos que, tal vez, podrían estar mejor resueltos, son la consola central, demasiado voluminosa, y el mando desde el que se gestiona el control de velocidad de crucero adaptativo, que queda 'oculto', tras el volante.

Pasando a las plazas traseras, en líneas generales, la habitabilidad es buena para dos adultos. Principalmente, porque la sensación que he tenido es que ofrece un poco más de altura libre al techo que en la berlina, lo que permite viajar con más desahogo. Respecto al acceso, al tratarse un coche con un diseño exterior muy dinámico, también necesita que los pasajeros pongan algo de su parte. 

Primera prueba Peugeot 508 SW GT 2019
Primera prueba Peugeot 508 SW GT 2019

Peugeot 508 SW 2019: ágil y estable

Durante la presentación internacional, he tenido la oportunidad de probar dos unidades, con motor de gasolina de 225 CV y de ciclo diésel de 130. Del primero, me quedo con su capacidad de aceleración, su suavidad de funcionamiento y sus buenas prestaciones: alcanza los 246 km/h y acelera de 0 a 100 en 7,4 segundos.

Respecto al segundo, me parece una opción adecuada para un espectro muy amplio de conductores, ya que asegura un rendimiento encomiable y un buen consumo medio: 4,4 litros cada 100 kilómetros, asociado al cambio automático.

Respecto a las sensaciones dinámicas, son igual de buenas que en la berlina: se trata de un coche tremendamente ágil y estable. Tanto, que la sensación es la de estar conduciendo un coche de menor tamaño y peso. Todo, sin sacrificar ni una pizca de confort de marcha; algo especialmente valorado en el día a día. 

¿Y el cambio? Dado que todavía no he podido conducir una unidad con caja manual, solo puedo opinar sobre la mencionada EAT8. De ella, sin duda, destacaría su precisión y precisión de funcionamiento.

Primera prueba Peugeot 508 SW GT 2019

Las primeras unidades, en 2019

Dado que este familiar no saldrá a la venta hasta el año que viene, y que las primeras unidades no se entregarán hasta mayo o junio de 2019, la firma francesa aún no ha anunciado los precios de la gama. Lo que sí se sabe, es que tendrá los mismos acabados que su equivalente berlina: Active, Allure, GT Line y GT.

Eso sí, hoy en día, Peugeot ya admite pedidos de una serie especial, conocida como First Edition, que se posiciona como la opción más lujosa y completa de la gama. Está a la venta desde 50.300 euros, para el motor PureTech 225, y desde 50.900, para el BlueHDi 180.

Peugeot 508 SW Allure BlueHDi 130 EAT8

Motor Diésel, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.499 cm3
Potencia 130 CV a 3.750 rpm / 300 Nm desde 1.750 rpm
Caja de cambios Automática con convertidor de par EAT8, ocho velocidades
Velocidad máxima 208 km/h
0-100 km/h 7,8 s
Consumo 4,4 l/100 km
Tracción Delantera
Peso en vacío 1.480 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 530 l
Precio base N.D.

Galería: Primera prueba Peugeot 508 SW GT 2019