Además de una estética rompedora, la berlina francesa ofrece mucho equipamiento y un propulsor de garantías.

En un mundo dominado por los SUV, las berlinas han ido perdiendo protagonismo poco a poco. Una tendencia contra la que es difícil luchar, por la gran variedad de todocaminos que existen, aunque eso no significa que plantarles cara sea imposible.  

Un ejemplo, lo tenemos con el Peugeot 508 2019, un modelo del segmento D, que adopta algunos rasgos distintivos, de cara a 'entrar por los ojos' de los conductores. Por ejemplo, ofrece una marcada caída en la zaga, tal y como lo haría un coupé, al mismo tiempo que opta por unas ventanillas sin marco. 

Otro detalle que marca su personalidad es el frontal, con unas luces de conducción diurna de generosas dimensiones, que actúan como intermitente (e incluso, como luz de posición). Desde luego, esperamos que estos trazos se hagan extensivos a otros modelos de la marca, como el futuro Peugeot 208.

Además, para los nostálgicos, luce la denominación sobre el capó, tal y como lo hacía su bisabuelo, el Peugeot 504. Un toque clásico, con el que la firma francesa quiere recordar sus orígenes. 

 

Peugeot 508 2019: reducción de tamaño

Con la cinta métrica en la mano, es posible comprobar que la berlina francesa es bastante más compacta que el modelo anterior; concretamente, encoge 8 centímetros, hasta quedarse en los 4,75 metros de largo. Del mismo modo, también mide 1,40 metros de alto, por lo que es 6 centímetros más bajo que su antecesor.  

Pasando al interior, lo más llamativo es la última evolución del denominado i-Cockpit Amplify, un puesto de conducción que cada vez está mejor resuelto, resultando más ergonómico.

Principalmente, está basado en un volante de dimensiones compactas y dos grandes pantallas: la de la instrumentación, de 12,3 pulgadas, y la del sistema multimedia, de 10,0 (8,0 pulgadas, en las versiones de acceso).

Otros rasgos característicos son la posibilidad de escoger entre dos ambientes interiores o la presencia de unos pulsadores en la parte baja del display táctil, que podríamos asemejar a las teclas de un piano, para acceder rápidamente al navegador, la telefonía, el climatizador...

Prueba Peugeot 508 2019 GT BlueHDi 180 EAT8

Colocado al volante, con el ajuste que uso habitualmente, no tengo problemas para visualizar la instrumentación, al tiempo que el asiento puede colocarse en una posición muy baja; dos aspectos que valoro muy positivamente. También me gustan el diseño y la calidad que transmite el conjunto. 

¿Aspectos a mejorar? La consola central es muy voluminosa, lo que hace que la sensación de espacio se resienta un poco; sin duda, parece que viajas encajonado. Además, el hueco portaobjetos que hay debajo, donde se puede dejar y conectar el smartphone, queda poco accesible. 

Prueba Peugeot 508 2019 GT BlueHDi 180 EAT8
Prueba Peugeot 508 2019 GT BlueHDi 180 EAT8

En las plazas traseras, la habitabilidad es buena para dos adultos... con matices. Más que nada, porque no son especialmente anchas y porque la estética prima sobre la versatilidad. Y el disfrutar de una berlina con cierto aire de coupé se traduce en una altura libre al techo justa y un acceso a los asientos posteriores, algo más complicado de lo habitual.

Pasando al maletero, cuenta con apertura y cierre eléctricos, así como accionamiento de tipo manos libres (si se lleva la llave en el bolsillo, basta con pasar el pie por debajo del paragolpes). ¿Y la capacidad? Pues alcanza los 487 litros de capacidad (14 más que antes), que pueden ser 1.537, si se abaten los respaldos posteriores. 

Si necesitas todavía más espacio, Peugeot ofrece una segunda opción. La carrocería familiar, conocida como SW y que llegará próximamente a los concesionarios, se va hasta los 530 litros. 

Prueba Peugeot 508 2019 GT BlueHDi 180 EAT8

Peugeot 508 2019: con 180 CV de potencia

De todas las motorizaciones disponibles, de entre 130 y 225 CV de potencia, nuestro protagonista opta por la mecánica turbodiésel más potente, que recibe la denominación BlueHDi 180.

Como su propio nombre indica, entrega 180 CV de potencia y 400 Nm de par máximo, a partir de las 2.000 rpm. Además, obligatoriamente, se asocia a la transmisión automática con convertidor de par EAT8, de ocho relaciones, y a la tracción delantera (todavía no hay versiones 4x4 en la gama, a diferencia de lo que ofrecen sus rivales Premium).

En general, este bloque de cuatro cilindros y 2,0 litros ofrece un rendimiento bastante satisfactorio, dado que tiene una buena respuesta, resulta bastante refinado y es capaz de asegurar cruceros elevados, sin aparente esfuerzo. 

Prueba Peugeot 508 2019 GT BlueHDi 180 EAT8

También me agrada el funcionamiento de la caja de cambios, tanto por rapidez como por precisión, trabajando desde la posición 'D' o desde las levas tras el volante. Precisamente, ese es el único detalle que no me convence, que las levas estén fijas en la columna de dirección, en lugar de girando junto con el volante. Aunque esto es algo tan personal como si echarle o no cebolla a la tortilla de patata...

Las buenas sensaciones dinámicas se corroboran con datos, como los de las prestaciones. El Peugeot 508 2019 alcanza una velocidad máxima de 235 km/h y acelera de 0 a 100 en 8,3 segundos, mientras que el consumo medio oficial es de 4,7 litros cada 100 kilómetros (unos 6,0 'reales' en nuestra prueba).

Prueba Peugeot 508 2019 GT BlueHDi 180 EAT8

Una opción dinámica

En marcha, son varios los aspectos que ayudan a que el 508 sea un modelo razonablemente habilidoso. Además de sus contenidas dimensiones, se ve favorecido por un peso moderado (1.460 kilos) y una puesta a punto de la suspensión con un elevado compromiso entre dinamismo y confort de marcha.

De hecho, viendo la agilidad y ligereza con la que se mueve, por momentos, la sensación que transmite es la de estar conduciendo un coche de menor tamaño (un 308, por ejemplo). Y eso, sin duda, es algo digno de elogiar. 

Prueba Peugeot 508 2019 GT BlueHDi 180 EAT8

Por último, otro aspecto en el que ha experimentado un gran paso adelante, ha sido el de las ayudas electrónicas a la conducción. En este sentido, no le falta de nada: control de velocidad de crucero adaptativo, sistema activo de mantenimiento de carril, de visión nocturna...

¿Y el precio? En el caso de esta unidad concreta, el coste asciende hasta los 44.900 euros, que se quedan en 41.900, si se aplica la promoción vigente. Desde luego, la evolución se ha experimentado en todos los sentidos...

Peugeot 508 GT BlueHDi 180 EAT8

Motor Diésel, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.997 cm3
Potencia 180 CV a 3.750 rpm / 400 Nm desde 2.000 rpm
Caja de cambios Automática con convertidor de par EAT8, ocho velocidades
Velocidad máxima 235 km/h
0-100 km/h 8,3 s
Consumo 4,7 l/100 km
Tracción Delantera
Peso en vacío 1.460 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 487 l
Precio base 44.900 euros

Galería: Prueba Peugeot 508 2019 GT BlueHDi 180 EAT8