Con la inclusión de un nuevo motor turbo, es igual de divertido que antes... pero mucho más rápido.

Lo cierto es que, aunque hacía ya unos cuantos años que no me ponía al volante de un Swift Sport, todavía guardaba un grato recuerdo de él. Un divertido utilitario deportivo, que vio la luz a finales de 2011, asociado a un motor atmosférico de gasolina. Y lo cierto es que, a pesar de no ser la opción más potente del momento, logró sorprenderme gratamente. 

Por eso, tenía ganas de poder poner a prueba el nuevo Suzuki Swift Sport 2018. Un modelo que ha cambiado tanto, como para que apenas comparta el nombre con su antecesor...

Prueba Suzuki Swift Sport 2018

Nueva plataforma, nuevas dimensiones

El primer detalle importante de este pequeño deportivo, es que opta por una plataforma 100% nueva, denominada HEARTECT (la misma que ya emplea el resto de la gama Swift), que le permite rebajar en 80 kilos el ya de por sí comedido peso de su antecesor, para quedarse en unos más que interesantes 970 kilos en vacío. 

Sobre ella, la carrocería alcanza los 3,89 metros de largo, 1,74 de ancho y 1,50 de alto, lo que supone la misma longitud, 4 centímetros más de anchura y 1,5 menos de altura. Además, la batalla crece 2 centímetros, hasta llegar a los 2,45 metros. Respecto al color, aunque en las fotos solo lo veas en amarillo (la tonalidad de lanzamiento), existen otras seis opciones entre las que elegir.

Por supuesto, estéticamente se diferencia del resto de la gama, gracias a detalles específicos como la parrilla frontal, los paragolpes específicos, las taloneras laterales, las llantas de aleación de 17 pulgadas, el difusor trasero, la doble salida de escape...

Prueba Suzuki Swift Sport 2018
Prueba Suzuki Swift Sport 2018

Por dentro, tampoco falta de nada, ya que el conductor disfruta de una instrumentación con detalles en rojo, pedales acabados en aluminio, unos asientos semibaquet, que recogen el cuerpo a la perfección y un ordenador de a bordo que incluye, medidor de fuerzas G y de la temperatura del aceite, así como un indicador de soplado del turbo, entre otros. 

Sin embargo, este enfoque dinámico no significa que se prescinda de elementos como la cámara trasera de asistencia al aparcamiento o un sistema multimedia, con pantalla táctil de 7,0 pulgadas y protocolos de conectividad Android Auto, Apple CarPlay y MirrorLink. 

Además, como curiosidad, esta generación está homologada para cinco ocupantes, al contrario de lo que sucedía con el modelo anterior, que solo lo estaba para cuatro. ¿Y el maletero? Pues acorde a sus dimensiones, con 265 litros.

Prueba Suzuki Swift Sport 2018

Nuevo motor, con 140 CV

Con este nuevo modelo, encargado de cerrar la gama Swift, la firma japonesa pone en liza un competidor un tanto peculiar en la categoría, donde los 'gallos' optan por mecánicas mucho más potentes. Sí, me estoy refiriendo a los Volkswagen Polo GTI, Peugeot 208 GTi, Renault Clio R.S., Ford Fiesta ST... Sin embargo, parece que esa no es la batalla del Swift Sport 2018. Al menos, comprobando que su precio de partida es mucho más atractivo. Pero no adelantemos acontecimientos.

La gran diferencia del Suzuki Swift 2018 se encuentra bajo el capó. Para la ocasión, opta por el propulsor turboalimetado de gasolina 1.4 BOOSTERJET, con 1,4 litros de cilindrada, inyección directa y 140 CV de potencia, que se encarga de sustituir al bloque atmosférico anterior, un 1.6 de 136 CV.  

Obviamente, con los datos en la mano, la mejora se aprecia en todos los sentidos: más potencia, más par máximo (230 frente a 160 Nm) y un consumo medio homologado que desciende de 6,4 a 5,6 litros cada 100 kilómetros. Además, asociado a una caja de cambio manual, de seis marchas, es capaz de alcanzar los 210 km/h y acelerar de 0 a 100 en 8,1 segundos. 

Prueba Suzuki Swift Sport 2018

A gusto entre las curvas

La toma de contacto ha tenido lugar casi en exclusiva por carreteras secundarias y de montaña, por lo que he podido disfrutarlo en su territorio predilecto. Habrá que disponer de una unidad, durante más días, para ver cómo se enfrenta a escenarios a priori menos favorables, como autopista o ciudad. 

En este entorno, me ha parecido un coche tan ágil y divertido como el modelo precedente, pero con una respuesta mecánica claramente superior. Aunque parece que en un primer momento le cuesta, a bajo régimen, enseguida el motor responde con contundencia... hasta llegar a lo mejor, que se encuentra en la mitad del cuentarrevoluciones. Además, me llama la atención el hecho de que se puedan estirar las marchas, hasta algo más allá de las 5.500 rpm, manteniendo (solo en parte) la filosofía que hizo célebre al modelo anterior. 

Eso sí, no esperes un sonido que enamore ni un escape escandaloso, con petardeos en las reducciones y ese tipo de artificios, porque no los hay. En parte, porque no resulta tan extremo como algunos de los rivales que mencionamos anteriormente... en todos los sentidos. Por eso, tal vez, deberíamos compararlo un poco más con los Ford Fiesta ST-Line 1.0 EcoBoost, de 140 CV, o SEAT Ibiza 1.5 TSI FR, de 150.

Prueba Suzuki Swift Sport 2018

Esta percepción también es aplicable al aspecto dinámico, aunque la ligereza del conjunto le permite recortar diferencias con modelos más potentes, cuando se transita por tramos muy virados. En este sentido, la dirección me parece firme y bastante precisa, lo que permite llevar a cabo cambios de dirección con una agilidad pasmosa.

Dado que carece de una moderna suspensión adaptativa (similar a la que equipan algunos rivales), parece que se ha buscado conseguir el mayor equilibrio... siendo bastante más dura que la del Swift convencional, claro está. Y parece que se ha conseguido, ya que el coche apenas balancea en curva y tampoco resulta incómodo cuando se circula más sosegado. 

Prueba Suzuki Swift Sport 2018
Prueba Suzuki Swift Sport 2018

Llegados a este punto, toca hablar del precio. Suzuki anuncia una cifra de partida de 21.370 euros (19.370, con descuento), un montante en el que se incluye todo el equipamiento que puede tener; también, la pintura metalizada. Parece bastante razonable, a no ser que necesites más potencia. En ese caso ya sí, irremediablemente, tendrás que rascarte el bolsillo en serio. 

Más pruebas y noticias sobre Suzuki:

Suzuki Swift Sport 1.4 BOOSTERJET 140 CV 6MT

Motor Gasolina, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.373 cm3
Potencia 140 CV a 5.500 rpm / 230 Nm entre 2.500 y 3.500 rpm
Caja de cambios Manual, 6 velocidades
0-100 km/h 8,1 s
Velocidad máxima 210 km/h
Tracción Delantera
Consumo 5,6 l/100 km
Peso en vacío 970 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 265 l
Precio base 21.370 euros

Galería: Prueba Suzuki Swift Sport 2018