El mítico modelo de la marca del óvalo se actualiza con el potente motor V8, de 450 CV, además del 2.3 EcoBoost, ahora, con 290 CV.

Después de su puesta de largo en el Viejo Continente, coincidiendo con el salón de Ginebra, ya hemos podido conducir el nuevo Ford Mustang 2018, un coupé mítico, que estrena ligeros retoques estéticos y una nueva transmisión automática con convertidor de par, de diez velocidades. Un vehículo para disfrutar de la conducción, especialmente, gracias a la versión GT 5.0 Ti-VCT V8, un bloque atmosférico con 450 CV.

En Europa, el Mustang 2018 sigue estando disponible con carrocerías Fastback (coupé) y Convertible (descapotable). En el exterior, las novedades principales se centran en la adopción de unas nuevas ópticas con tecnología de tipo LED, 11 tonos diferentes para vestir la carrocería, así como un amplio surtido de llantas de aleación, de 19 pulgadas en todos los casos.

En el apartado de las dimensiones, el modelo norteamericano no presenta grandes cambios, y crece 3 centímetros de longitud, alcanzando los 4,78 metros. En cambio, el maletero no varía, con un volumen de 408 litros, el Fastback, y 332 litros, el Convertible; el habitáculo sigue albergando espacio para cuatro ocupantes.

Ford Mustang 2018 primera prueba

Ford Mustang 2018, motores más potentes y eficientes

En el capítulo mecánico, el deportivo de la marca del óvalo ofrece dos versiones. La de acceso está representada por el propulsor de gasolina, turboalimentado, 2.3 EcoBoost, ahora, con 290 CV de potencia. La adopción de un filtro de partículas hace que este bloque, que ya estaba presente en la anterior generación, haya perdido algo de potencia.

Sin embargo, los responsables de la marca nos han asegurado que la diferencia es tan pequeña, que el cliente no lo percibirá en el 90% del uso habitual del vehículo. Una mecánica que asegura un par motor de 440 Nm y un consumo, en ciclo mixto, de 9,0 litros cada 100 kilómetros. Se puede combinar con una caja de cambios manual de seis velocidades o con la nueva transmisión automática de diez marchas, que incluye, de serie, levas tras el volante.

Ford Mustang 2018 primera prueba

Por encima, nos encontramos con la versión más potente y, puede, que la más recomendable para este vehículo. Hablamos de un modelo donde la pasión se impone a la razón y ese es el mejor argumento para justificar la elección del bloque 5.0 Ti-VCT V8, con 450 CV y 529 Nm de par motor.

Estrena un sistema de inyección dual, directa e indirecta, que asegura mejores cifras de par motor a bajo régimen. Asociado a la caja automática, el Mustang se 'conforma', de media, con un consumo de 12,1 litros cada 100 kilómetros. Obviamente, también podemos combinarlo con la mencionada caja de cambios manual de seis relaciones.

Mustang 2018, ideado para disfrutar

Al hablar de un vehículo de estas características, valores como la comodidad de las plazas traseras, el número de ocupantes o el volumen del espacio de carga pasan a un segundo plano. El Mustang está creado para los apasionados de la conducción. Eso no quiere decir que el vehículo exija ir con el pedal del acelerador a fondo en cualquier escenario. Tampoco, que sea un automóvil centrado, exclusivamente, en el plano estético.

De hecho, como ya habrás imaginado, hablamos de un vehículo potente y ágil. En este sentido, me ha llamado la atención la diferencia que existe entre versiones. Mientras que con el V8, todo invita a que bajes las ventanillas o o retires el techo de lona, en el caso del Convertible, para disfrutar de la melodía embriagadora del motor de ocho cilindros, al ponerte al volante del 2.3 EcoBoost percibes cosas bien distintas.

Por ejemplo, una sorprendente agilidad, sobre todo, en el eje delantero. El peso inferior del bloque menos potente le permite al Mustang enlazar una curva tras otra, de una forma casi adictiva. Y, siempre, con una precisión impropia de anteriores generaciones de este modelo. En este sentido, el cambio de generación le ha sentado muy bien al Mustang.

Ford Mustang 2018 primera prueba

Otro aspecto que me gustaría destacar es la puesta a punto de la transmisión automática. Cuando llevamos activado el modo deportivo, del control dinámico de la conducción, Sport+, las reducciones de marchas, en modo automático, necesitan un periodo de adaptación. Me explico. Al disponer de diez velocidades, el sistema siempre tiende a llevar engranada la más alta posible, generalmente, la octava y la novena, llegando incluso a la décima, por debajo de 90 km/h.

Debido a este detalle, al practicar una conducción alegre, la transmisión puede reducir dos o tres relaciones, casi de golpe. Si esa maniobra se produce en pleno apoyo, en mitad de una curva, por ejemplo, puede provocar cierta imprecisión en el tren delantero, a la hora de trazarla ¿Solución? Si vas a efectuar una conducción deportiva, te recomiendo que pongas el selector del cambio en modo manual y, a través de las levas, selecciones la marcha apropiada, en el momento que tú consideres adecuado.

Si sigues este consejo, el Ford Mustang 2018 te seducirá desde los primeros compases. Además, la óptima puesta a punto del diferencial autoblocante mecánico juega un papel determinante para transmitir toda la potencia disponible al firme, a través del eje posterior.

Ford Mustang 2018 primera prueba

El otro elemento dinámico que luce con claridad en el modelo norteamericano es la adopción, opcionalmente, de la suspensión adaptativa MagneRide. Las unidades que hemos podido conducir durante dos días la equipaban y la sensación ha sido como la de flotar sobre una alfombra mágica.

Asociada al control dinámico de la conducción, los amortiguadores se adaptan, automáticamente, al modo seleccionado: Normal, Sport+, Circuito, Nieve/Mojado, además de dos de nueva factura: Circuito de aceleración y My Mode, este último 100% configurable, según las preferencias del conductor.

Evidentemente, cada uno de los modos disponibles modifica, entre otros, el tacto del acelerador, la asistencia de la dirección, la gestión del cambio automático, así como el funcionamiento del sistema de escape activo performance. En este sentido, el nuevo Mustang estrena un curioso modo, denominado 'buen vecino', capaz de 'apaciguar' el sonido que emite el motor a las horas que estimemos oportunas, por ejemplo, a primera hora de la mañana.

Ford Mustang 2018 primera prueba

Tecnología inteligente, para el uso cotidiano

También apreciamos cambios en matería de seguridad y confort. Por primera vez, el Mustang 2018 incluye control de velocidad de crucero adaptativo, sin olvidarnos del práctico y efectivo sistema de frenada de emergencia en ciudad con detección de peatones o los de alerta por cambio involuntario del carril y de mantenimiento del mismo, por citar los más destacados.

Asimismo, elementos llamativos, como el cuadro de instrumentos 100% digital y personalizable, con un tamaño de 12,0 pulgadas, convierte al modelo norteamericano en un vehículo actual, completado con la adopción del sistema de infoentretenimiento SYNC 3, compatible con los protocolos Apple CarPlay y Android Auto.

El sistema proyecta toda la información en una pantalla digital táctil de 8,0 pulgadas. Además, también se puede incorporar un equipo de sonido B&O Shaker Pro, con 12 altavoces y 1.000 W, que ofrece una calidad de sonido sobresaliente. Igualmente, podemos añadir unos llamativos asiento de tipo baquet, firmados por Recaro, de impecable aspecto y que ofrecen una sujeción del cuerpo, notable.

Ford Mustang 2018 primera prueba
Ford Mustang 2018 primera prueba

El Ford Mustang 2018 ya está disponible en nuetro mercado, con una tarifa de precios que arranca en los 41.300 euros del Fastback 2.3 EcoBoost manual y que alcanza los 56.300 euros del Convertible GT 5.0 Ti-VCT V8 Automático, en ambos casos, sin incluir las promociones del fabricante.

Si estás interesado, te recomiendo que acudas a un concesionario oficial de la marca y lo conozcas en persona. Pero te advierto que corres el riesgo de sufrir un flechazo a primera vista. No olvides que Ford te brinda la posibilidad de conducir un vehículo equipado con una mecánica V8 con 450 CV por menos de 50.000 euros y eso parece una oferta difícil de rechazar.

Una edición muy especial

En breve, Ford comercializará una serie especial, denominado Mustang Bullitt, en honor al mítico modelo de 1968, conducido por el actor Steve McQueen, en el conocido largometraje. Estará disponible en color Negro Shadow o en el clásico Verde Oscuro Highland y equipará el motor 5.0 Ti-VCT V8, con una potencia de 464 CV y un par motor de 529 Nm. Por el momento, Ford no ha facilitado el precio de esta versión.

Otras noticias relacionadas:

Ford Mustang Fastback GT 5.0 Ti-VCT Automático

Motor Gasolina, 8 cilindros en V, atmosférico, 5.038 cm3
Potencia 450 CV a 7.000 rpm / 529 Nm a 4.600 rpm
Caja de cambios Automática con convertidor de par, 10 velocidades
0-100 km/h 4,3 s
Velocidad máxima 249 km/h
Consumo 12,1 l/100 km
Tracción Trasera
Peso en vacío 2.150 kg
Número de asientos 4
Capacidad del maletero 408 l
Precio base 52.300 euros

Galería: Ford Mustang 2018: primera prueba