No te enfades demasiado con el propietario de este Toyota Supra biturbo de 1995. Lo compró en 2001 y disfrutó conduciéndolo durante aproximadamente 10 años antes de que su familia empezara a crecer.

Según este nuevo vídeo de WD Detailing, el dueño lo aparcó en el patio trasero de su casa alrededor de 2011, y ahí es donde se quedó hasta hace poco, cuando decidió volverle a prestar algo de atención.

El vídeo comienza con el Supra rojo hundido en la tierra, rodeado de bolsas de basura esparcidas por el patio. El musgo es claramente visible en la parte trasera del A80 y la suciedad apelmazada cubre los paneles laterales.

En concreto, parecen salpicaduras de barro, posiblemente de las fuertes lluvias que han convertido el suelo en un terreno embarrado. Además, el interior tiene moho y el icónico alerón presenta daños importantes. Una pegatina de inspección en el parabrisas está fechada en 2011, lo que apoya la afirmación de que ha estado abandonado durante más de una década.

Con ratones y hormigas

Ya en el taller, queda más que patente el largo letargo del vehículo: los discos de freno están repletos de óxido y las pinzas se encuentran demasiado corroídas como para restaurarlas con una simple limpieza.

Igualmente, hay montones de hojas en los bajos y dos casas de ratones en la zona de carga trasera. Se extraen más restos de roedores de detrás del aislamiento del capó, que parece prácticamente destruido por los bichos. Un momento particularmente espeluznante se produce cuando se abre el depósito de la gasolina, al salir de él hormigas vivas. Al parecer, había una pequeña colonia refugiada alrededor de la boca de llenado. Qué asco.

Por supuesto, los que han visto los vídeos de WD Detailing saben cómo acaba esta historia. Después de varias pasadas con varios limpiadores y pulimentos, este descuidado Toyota mejora mucho su presencia. 

¡Restáuralo!

Por desgracia, la pintura y algunos de los plásticos interiores acusan el paso del tiempo. Igualmente, los asientos de cuero están dañados y algunas manchas de la moqueta no se quitan. Los chicos de WD Detailing intentan arrancar el bloque biturbo con seis cilindros en línea 2JZ (280 en la versión japonesa y hasta 330 en la europea), pero al motor no le gusta la gasolina 'vieja', de hace diez años. 

Aun así, el estado del coche mejora mucho y es un buen punto de partida para que el propietario lo restaure o simplemente arregle la mecánica y el Supra pueda volver a la carretera. Teniendo en cuenta que estos Supra valen ahora mucho dinero, incluso sería un buen negocio venderlo si es que no quiere volver a usarlo.