De la empresa que convirtió un Honda Civic en un falso Dodge Challenger, llega un Toyota Corolla que imita una berlina británica de los años 60. Mitsuoka vuelve a hacer de las suyas, solo que esta vez, el resultado final tiene un toque británico.

Hablamos de un modelo tan llamativo como el Mitsuoka Ryugi, que es cierto que existe desde 2014, pero que ahora recibe una pequeña actualización con equipamiento extra, mientras mantiene su extraño aspecto exterior.

Con un diseño inusual, que nos recuerda a un Rover P5 de finales de los 50 o a un Jaguar Mark II clásico, el Mitsuoka Ryugi está disponible con dos carrocerías: sedán y wagon.

Un falso clásico, creado sobre el Corolla

Bajo esa peculiar carrocería se esconde un Corolla JDM de la generación anterior (E160), que aún se produce como Corolla Axio Sedán y Corolla Fielder Wagon. Eso a pesar de que una nueva generación del coche (E210) se lanzó en 2018. Desde 2022, Toyota fabrica el antiguo estrictamente como vehículo de flota, según la revista Best Car.

Mitsuoka Ryugi 2024

Esta 'rareza' automovilística se ofrece con versiones de tracción delantera y total, así como con una transmisión manual de cinco velocidades o una automática con variador continuo (CVT).

Mitsuoka vende el Ryugi actualizado con un motor de gasolina de 1,5 litros o con una configuración híbrida. Para 2024, los coches reciben más equipamiento, incluido un espejo retrovisor interior electrocrómico. Todas las versiones, excepto la básica, incorporan sensores de aparcamiento delanteros y traseros.

Como ocurre con otros modelos de Mitsuoka, la personalización se limita al exterior, ya que el habitáculo es en gran medida el mismo que el del Corolla estándar. La compañía coloca su insignia en el volante y borda el logotipo en los asientos, pero ahí acaban los cambios.

De hecho, combinar una carrocería tan salvaje con un interior aburrido hace que el Ryugi sea aún más extraño. ¿Precios? Comienza en el equivalente a unos 19.000 euros y alcanza unos 25.500 euros, para el modelo tope de gama.