El nuevo Volkswagen T-Roc aún no ha nacido, pero ya tiene un importante legado. Según las filtraciones de los últimos meses, la próxima generación del SUV será el último Volkswagen nuevo con motor de combustión, antes de la transición gradual a los 100% eléctricos.

Previsto para 2025, el futuro T-Roc intentará repetir el éxito del modelo actual, que en Europa es uno de los más vendidos de su categoría. Así podría ser según nuestra recreación exclusiva. 

'Escuela' del Tiguan

Basándonos en los primeros bocetos vistos en los últimos meses y tomando como referencia las últimas evoluciones estéticas de los modelos de la gama, intentamos imaginar cómo podría ser el nuevo T-Roc.

El render muestra una gran toma de aire en forma de reloj de arena y una fina parrilla con perfil LED, que recuerda a la del nuevo Tiguan. Los faros (probablemente Matrix LED) también tienen un aspecto que recuerda a los de su 'hermano' mayor, mientras que las ranuras del paragolpes son elementos bastante originales.

Volkswagen T-Roc (2025), il render di Motor1.com

Volkswagen T-Roc 2025, render de Motor1.com

En general, las proporciones del T-Roc deberían seguir siendo similares, aunque quizá se alargue un poco. De hecho, no se descarta que el futuro Volkswagen aumente ligeramente de tamaño para ofrecer más espacio para pasajeros y equipaje, con una longitud que podría superar los 4,30 metros, frente a los 4,24 actuales.

Estará electrificado (pero no será eléctrico)

Hablando de motores, se espera que el nuevo T-Roc (construido sobre una versión modificada de la plataforma MQB Evo) adopte algunos de los propulsores presentes en los renovados Golf y Tiguan, todos ellos evolucionados para cumplir la normativa Euro 7.

Entre ellos, es más que probable que estén presentes los motores de gasolina TSI con hibridación ligera de 115, 130 y 150 CV, capaces de garantizar una buena dosis de rendimiento al SUV alemán.

Volkswagen T-Roc

Volkswagen T-Roc, modelo actual

Entre los diésel, sólo estará disponible la variante 2.0 TDI de 150 CV, mientras que entre las opciones de altas prestaciones, el futuro del R de 310 CV es aún incierto. Asimismo, el fabricante alemán podría estrenar variantes híbridas enchufables en el T-Roc. Entre ellas, podría adoptarse la de 204 CV combinados con una batería de 19,7 kWh y unos 100 km de autonomía eléctrica.

Más difícil, sin embargo, es la presencia de una versión 100% eléctrica, que competiría internamente contra modelos como el ID.3 y el ID.4, así que queda prácticamente descartada.

La transmisión automática de doble embrague DSG con siete marchas está más que asegurada y esperamos que continúe la caja manual de seis velocidades en alguno de los T-Roc de acceso. 

Galería: Volkswagen T-Roc 2025, render Motor1.com