Dentro del extenso mundo de las copias chinas, hoy te traemos un ejemplo muy interesante y una posible compra inteligente. Nos referimos al Ickx K2, clon del Jeep Wrangler, un vehículo mucho más barato que se aproxima a las cualidades 4x4 del modelo estadounidense. 

De hecho, es un todoterreno de verdad, pues se ha desarrollado a partir de un chasis de largueros y travesaños y dispone de un sistema de tracción total conectable, complementado por la reductora y bloqueos de diferencial. ¡No está nada mal!

Además, integra un eje rígido trasero y declara buenos ángulos de ataque y de salida (37 y 31 grados, respectivamente), junto con una capacidad de vadeo de 50 cm y una altura libre al suelo de 22 centímetros. 

Galería: Ickx K2

Un lógico motor diésel

Estéticamente, es imposible negar el calco entre ambos modelos, aunque el K2 es algo más compacto, con 4,64 metros de longitud, si bien la anchura (1,92) y la altura (1,87) resultan bastante generosas. 

La línea militar viene dada por las bisagras a la vista de las puertas y el parabrisas y la luneta casi en posición vertical (sin inclinación). Los pasos de rueda trapezoidales y la rueda de repuesto en el portón también son ideas tomadas del Wrangler

En el apartado mecánico, el K2 recurre al motor más lógico en estos casos, un bloque turbodiésel de 2 litros y 163 CV, con un generoso par motor de 380 Nm, vinculado a una transmisión automática con convertidor de par de ocho marchas. Cabe recordar que el Wrangler sólo está disponible con un tren híbrido enchufable (etiqueta 0) de 380 CV. 

30.000 euros menos

La ficha técnica del K2 indica una velocidad punta de 160 km/h y un consumo medio homologado de 10,3 litros cada 100 km. El equipamiento de serie incluye climatizador bizona, dos pantallas interiores de 12,3 pulgadas o sistema multimedia compatible con Android Auto y Apple CarPlay.

No obstante, el punto clave es el precio, pues en Italia comprando el K2 el ahorro llega a los 30.000 euros, ya que el desembolso total no supera los 55.000 euros. No en vano, el Wrangler cuesta 85.950 euros en nuestro país.