El Eletre inició la revolución eléctrica en Lotus. Este SUV de gran tamaño fue el primer modelo de emisiones cero de la marca con sede en Hethel y le siguió el buque insignia, el Emeya. Pero las novedades de la firma británica no han terminado, ya que el Type 134 (un SUV del segmento D) se presentará en 2024 y un futuro deportivo eléctrico se incorporará a la gama en 2027.

Este último será el heredero espiritual del Elise y se convertirá en uno de los modelos más importantes de Lotus, al menos desde el punto de vista emotivo, pues no podía faltar un coche así en la gama.

El posicionamiento

En declaraciones a Autocar, Mike Johnston, director comercial de Lotus, desveló algunos detalles del Type 135, el "Elise eléctrico". La presentación pública tendrá lugar en 2025, mientras que el lanzamiento al mercado se producirá en 2027, con un precio de partida en torno a los 85-90.000 euros.

Lotus Elise Classic Heritage Edizioni

Lotus Elise Classic Heritage Edizion

Este Lotus ocupará el lugar del Emira (el último modelo de combustión del fabricante) y la empresa aspira a vender unas 10.000-15.000 unidades al año. Volúmenes pequeños comparados con los 50.000 estimados para el Eletre e incluso los 90.000 del Typo 134, como es lógico.

El Type 135 utilizará una nueva plataforma y se fabricará en Hethel. Un auténtico deportivo 'made in UK', en definitiva, que tomará lo mejor de la tecnología de los otros modelos de la gama.

El Eletre y el Emeya, en cambio, se construyen en Wuhan, China, al igual que el futuro Type 134. ¿Por qué? Recuerda que Lotus (al igual que Volvo) pertenece al gigante chino Geely.

La arquitectura

La plataforma del Elise eléctrico se llamará Project LEVA (acrónimo de Lightweight Electric Vehicle Architecture) y tendrá la batería instalada en el centro del chasis para una distribución del peso equivalente a la de un deportivo con motor central.

Lotus Emeya (2024)

Lotus Emeya (2024)

Según Lotus, la LEVA será un 37% más ligera que la plataforma utilizada para el Emira y está diseñada para compensar el aumento de peso debido a los componentes eléctricos. Dicha arquitectura podrá albergar configuraciones de motor eléctrico simple o doble, con potencias comprendidas entre 469 y 872 CV, y versiones de propulsión trasera o total.

Podrían instalarse baterías con una capacidad de entre 66,4 y 99,6 kWh, para lograr una autonomía de entre 450 y 700 km. La arquitectura será de 800 voltios con el fin de beneficiarse de una recarga extremadamente rápida. En resumen, el anticipo resulta bastante interesante. Sólo queda esperar nuevas noticias más adelante.

Galería: Lotus Elise (1996-2021)