El mercado chino de monovolúmenes de lujo ha experimentado un importante crecimiento en los últimos años, reflejo de la pujante economía del país y del creciente poder adquisitivo de parte de su población.

En cierta medida, estos grandes automóviles se han convertido en algo más que simples vehículos de transporte de personas, ya que ahora representan un símbolo de estatus para los clientes chinos más ricos. Esta tendencia ha tenido como protagonista el Toyota Alphard, y varios fabricantes cuentan ahora con sus propios monovolúmenes premium. Voyah, la división premium de Dongfeng, ofrece un modelo especialmente atractivo.

Este vehículo se llama Dreamer y ofrece una configuración de 2+2+3 asientos. Nuestros amigos y colegas de Wheelsboy tuvieron recientemente la oportunidad de conducir una de las variantes insignia del modelo y dijeron cosas bastante buenas sobre ella.

Galería: Voyah Dreamer

Alta calidad visible

Para empezar, su aspecto es diferente al de los Denza D9, Trumpchi M8 y similares (algunas de las últimas primicias de China en el segmento de los monovolúmenes), con un frontal algo más sobrio. Monta llantas de aleación de 20 pulgadas y dispone de suspensión neumática, que baja el eje trasero al abrir el portón posterior eléctrico.

Si entras en el habitáculo, encontrarás un enorme salpicadero digital con tres pantallas: el cuadro de instrumentos, la central para el sistema multimedia y la zona de entretenimiento para el pasajero. El lenguaje de diseño general del interior se ha simplificado y cuenta con unos pocos botones táctiles en la consola central.

Los paneles de las puertas y el salpicadero están recubiertos de materiales suaves al tacto que, según Wheelsboy, hacen que el vehículo parezca de primera calidad.

Desde 43.000 euros

Pero los lugares más importantes de un monovolumen son siempre la segunda y la tercera fila de asientos. En este caso, los dos asientos del centro ofrecen muchos ajustes, así como funciones de calefacción, refrigeración y masaje. Pero la tercera fila no se queda atrás, ya que dispone de un enorme espacio para la cabeza y las piernas. Además, cada pasajero tiene su propio puerto de carga USB.

Puede que las prestaciones no sean el argumento de venta más importante en este segmento, pero el Voyah Dreamer ofrece mucho más de lo que cabría esperar. No en vano, el tren motriz híbrido enchufable genera 568 CV, a partir de un motor turbo de gasolina con 1,5 litros y dos mecánicas eléctricas, una en cada eje. Esta configuración proporciona una aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 5,9 segundos y tracción 4x4.

Por último, pero no por ello menos importante, también debemos mencionar que Voyah pondrá a la venta el Dreamer en algunos mercados europeos antes de finales de este año. En China, el monovolumen se puede adquirir desde 43.000 euros al cambio, mientras que el tope de gama arranca en 59.500 euros.