Puede que este Jeep Wrangler Rubicon no parezca demasiado especial desde fuera, pero esconde un propulsor realmente potente debajo del capó. Se ha prescindido del Pentastar V6 de fábrica, sustituyéndolo por un Hemi V8 sobrealimentado, como el que encontrarías en un Dodge Challenger Hellcat Redeye.

Según Engine Swap Depot, este Wrangler fue modificado por Dakota Customs, un taller de Rapid City, Dakota del Sur, especializado en modificaciones de modelos Jeep, marca que ahora pertenece al grupo Stellantis, como bien sabes.

Galería: Jeep Wrangler Rubicon con motor V8 Hellcat

Un Jeep Wrangler... ¡de 800 CV!

El motor Redeye de 6,2 litros y 808 CV se combina con un cambio automático de ocho velocidades y una caja de transferencia de dos velocidades, enviando la potencia a las ruedas a través de ejes Tru-Lok Dana delante y detrás.

Este Wrangler se puso a la venta en Bring a Trailer hace un par de meses, pero no se vendió por los 53.750 dólares (unos 50.000 euros al cambio) que alcanzó como máximo en la puja. No es de extrañar, ya que las mejoras incluidas en el vehículo alcanzaron más de 56.000 dólares.

También se incluye en el anuncio un breve vídeo que muestra el Jeep acelerando desde parado. Aunque no te lo creas, resulta adictivo verlo, y da una idea aproximada del potencial de este 4x4.

Después del sonido atronador, nuestra parte favorita de este Wrangler es lo discreto que parece en el exterior. Si vieras este Jeep en un aparcamiento, nunca te imaginarías la potencia que esconde bajo el capó.

Puestos a investigar, lo único que lo delata son las insignias 'Demon' ubicadas en cada guardabarros. Sin embargo, apreciamos otras modificaciones que se pueden ver, a simple vista, especialmente la capota rígida del mismo color.

Jeep Wrangler Rubicon con motor V8 Hellcat

Tampoco podemos pasar por alto el cabrestante ni el juego de llantas, en negro mate Black Rhino, de 17 pulgadas. Por todo esto, incluso si no tuviera un propulsor V8 bajo el capó, elogiaríamos el buen gusto de este Jeep Wrangler.