Dongfeng, un fabricante de automóviles estatal chino fundado en 1969, ha creado un vehículo que podría suponer una revolución en Europa. El M-Hero 917 es un simple SUV, pero parece un todoterreno de verdad o incluso la copia del mítico Hummer H1. 

Si estás pensando que se trata de un vehículo altamente contaminante, te equivocas por completo, pues es un eléctrico con autonomía extendida o, lo que es lo mismo, un híbrido enchufable en serie. ¿Qué significa? Que el vehículo se impulsa exclusivamente con motores eléctricos, pero a su vez hay un propulsor de gasolina que funciona como generador de electricidad, lo que incrementa notablemente la autonomía.

En concreto, está versión emplea un motor turbo de gasolina con 1,5 litros y cuatro cilindros, que alimenta una batería de 66 kWh. En total, hay tres mecánicas eléctricas con una potencia combinada de 816 CV, suficiente para acelerar de 0 a 100 en 6 segundos. 

Galería: M-Hero 917, SUV chino estilo militar

También hay otra variante completamente eléctrica, con cuatro motores y una descomunal batería de 140 kWh de capacidad. Cualquiera de las dos opciones cumpliría perfectamente con la normativa de emisiones europea.

Chasis de largueros y travesaños 

Al parecer, el 917 se presentó en China el año pasado, pero Dongfeng tardó varios meses en obtener el permiso de producción de las autoridades chinas. Finalmente llegó a las cadenas de montaje en abril de este año.

Desde fuera, el todocamino parece haber sido diseñado con un cuchillo de cocina: no se aprecia ni una sola curva a través de la carrocería. La fisonomía y muchos componentes, como los robustos paragolpes, hacen que parezca una máquina militar. 

Dron opcional

Curiosamente, el coche se asienta sobre un chasis de largueros y travesaños, como los todoterreno de verdad. En el interior hay tres pantallas: la instrumentación, la central y una tercera para el pasajero. 

Seguramente, el elemento opcional que resulta más espectacular es el dron, que cuesta casi 13.000 euros al cambio y puede controlarse por voz desde el interior del vehículo. En fin, echa un vistazo al vídeo adjunto para conocer más en detalle este curioso automóvil. ¿Lo comprarías si llegara? En China, cuesta 82.000 euros al cambio.