Para aquellos a los que les gusta el Mercedes-Benz CLK GTR (suponiendo que haya alguien que no le gusta), pero creen que es demasiado común y que tiene un claustrofóbico habitáculo, aquí tienen lo que estaban esperando.

Se trata de uno de los seis CLK GTR Roadster construidos y su nuevo propietario (con mucho dinero) se lo ha podido llevar a casa. El evento organizado por RM Sotheby's en Las Vegas coincidió con las jornadas previas al Gran Premio de F1 de Las Vegas.

Este modelo de 2002 es una de las máquinas de ensueño que RM Sotheby's ofreció en la subasta organizada en la ciudad de Nevada. Aunque posiblemente, hablemos de la estrella del evento. Para los que no recuerden el CLK GTR, se trata de la versión de calle del portentoso coche de carreras que Mercedes-Benz construyó a finales de los 90 para el Campeonato GT de la FIA.

Para cumplir los requisitos de homologación, debían construirse al menos 25 unidades homologadas para carretera. Al final se fabricaron 28, incluidos dos prototipos. Sin embargo, nada en el reglamento decía que seis tuvieran que ser roadsters. Fue sólo una decisión peculiar que adoptó Mercedes-Benz.

Galería: Mercedes-Benz CLK GTR 2002 subasta

Photos: Neil Fraser / RM Sotheby’s

En concreto, el coche que te estamos mostrando aquí es la tercera de las seis versiones sin techo. Según el listado de la subasta, es el chasis número 000034 y ha recorrido aproximadamente 105 millas (169 km).

Fue importado a Estados Unidos a principios de 2010 y matriculado en Wisconsin en 2011, momento en el que tenía sólo 15 millas en el marcador (24 km). Volvió a cambiar de propietario en 2013, con 67 millas (unos 108 km), y posteriormente se vendió a un concesionario de Carolina del Norte. En 2015 pasó a manos de un coleccionista afincado en Reino Unido. Y en 2023 llegó a Las Vegas.

Aunque sin duda apreciamos que se conduzcan superdeportivos increíbles, mantener este modelo en condiciones impolutas y en gran parte sin usar es comprensible teniendo en cuenta su extrema rareza.

Mercedes-Benz CLK GTR 2002

Aun así, con un motor V12 de 6,9 litros que envía 630 CV a las ruedas traseras, estaría bien que este poderoso Mercedes-Benz pudiera rodar en algún circuito o, al menos, hacer un viaje por carretera. Además, la subasta incluía un juego de maletas diseñadas específicamente para este coche.

Mercedes-Benz CLK GTR 2002

RM Sotheby's estimó que este Mercedes-Benz CLK GTR Roadster de 2002 alcanzaría entre 10 y 13 millones de dólares en el evento. Y no se equivocó demasiado, porque la cifra final llegó a los 10.235.000 dólares, es decir, 9.375.515 euros. En términos castizos, un pico.