Los años 80 fueron muy buenos para Ford en Europa. La marca americana contaba con fuertes bazas comerciales como el Fiesta y el Escort, a los que se unían nuevos y sólidos productos como el Sierra y el Scorpio, como berlinas más lujosas.

La firma del óvalo contaba con cientos de concesionarios en todo el continente, siendo Alemania uno de sus mercados más importantes. Sin embargo, para un punto de venta alemán las cosas no le fueron bien a mediados de los ochenta.

No conocemos la ubicación exacta de esta concesión de Ford en el país germano, pero recientemente, los chicos del canal Auto Retro en YouTube se embarcaron en un viaje de 1.600 kilómetros desde el Reino Unido para tratar de encontrar el concesionario abandonado.

Galería: Ford Escort Mk3

El equipo localizó el lugar a través de Google Maps y una imagen de Street View mostró que los coches seguían allí en el momento en que se tomaron las fotos. Sin embargo, eso fue hace más de una década, lo que significaba que no había garantías de que la situación no hubiera cambiado en los últimos años.

Sin entrar en demasiados detalles de cómo se descubrió el lugar exacto, el vídeo nos lleva al concesionario Ford abandonado y resulta que todo lo que hay dentro permanece inalterado.

Esto significa que los coches siguen expuestos y, aunque no son especiales, se trata de coches nuevos que se fabricaron a mediados de los años ochenta. No verás ningún GT40 o RS200 aquí, pero no deja de ser un espectáculo impresionante.

Según la información disponible, el propietario original del concesionario falleció y su viuda se encargaba de limpiar los coches y la sala de exposiciones con regularidad hasta hace unos años.

Al parecer, esa señora se encuentra ahora en una residencia y no ha podido seguir ocupándose de la sala de exposición. Como se puede ver en el vídeo, los coches están polvorientos pero, como era de esperar, todos tienen un aspecto impecable.

Ford Escort Mk3

¿Qué se ve detrás de las ventanillas? Hay al menos tres Ford Sierra: uno de cinco puertas con acabado básico, un Sierra 1.6L rojo y un Sierra Wagon (familiar) azul. Junto a ellos se encuentra un Ford Fiesta S, así como un Escort 1.1. Una berlina beige que se ve detrás es la versión sedán del Escort, conocida como Orion.

Ford Sierra RS500 Cosworth

Por desgracia, no sabemos mucho sobre el estado actual de estos Ford. Por lo que parece, van a permanecer en esta sala de exposición abandonada durante los próximos años pero, con suerte, algún día cambiarán de manos y podrán regresar de nuevo a la carretera.