Uno de los grandes retos que proponen los coches eléctricos a los conductores es gestionar una autonomía inferior (por lo general) a los coches de combustión y un tiempo de recarga que siempre va a ser más largo que un repostaje convencional.

¿Y cómo se puede llegar más lejos con la misma energía? Por supuesto, gastando menos. Entrenar la eficiencia es clave y, precisamente, eso es lo que nos propuso CUPRA: conducir de manera eficiente en un eco-rally, para descubrir cuánto se puede reducir el consumo.

El protagonista de la prueba fue el CUPRA Born E-Boost con Battery Pack, o lo que es lo mismo, la versión tope de gama del compacto eléctrico de la firma deportiva española.

Un eléctrico con 231 CV de potencia

Esta variante recurre a un único motor, de 231 CV y 310 Nm de par máximo, con propulsión trasera y la batería más grande de la gama, con 77 kWh de capacidad útil.

Un modelo que alcanza unas buenas prestaciones, con 160 km/h de velocidad máxima y 7,0 segundos en el 0 a 100. ¿Y en términos de eficiencia? Pues homologa un consumo medio de 15,8 kWh/100 km y una autonomía de hasta 549 km.

Galería: CUPRA Born e-Boost, prueba

La prueba en cuestión, de unos 117 kilómetros de distancia, 2 horas de tiempo efectivo, y tramos principalmente de carretera secundaria y bastante desnivel, exigía a los equipos llevar a cabo una velocidad media de 58 km/h.

Un escenario en el que, el mejor de los equipos, logró reducir el consumo del Born hasta los 10,5 kWh/100 km. Una cifra espectacular, que demuestra hasta qué punto la conducción eficiente puede influir (para bien) en los consumos.

CUPRA Born Challenge

En nuestro caso, sin hacer locuras, conseguimos rebajar el consumo hasta unos más que razonables 11,8 kWh/100 kilómetros, un dato que nos permitiría sumar un buen puñado de kilómetros entre recargas.

Y cuando hablamos de "sin hacer locuras", nos referimos a llevar a cabo una conducción normal, a una velocidad más baja de lo normal, es cierto, pero con el ventilador del coche conectado (que no el aire acondicionado), el sistema multimedia encendido o sin llevar a cabo rebufos prolongados, por poner algunos ejemplos.