Opel, enrolada en el gigante automovilístico Stellantis, ha presentado oficialmente el prototipo Experimental, un crossover eléctrico que anticipa información de la próxima generación de vehículos de producción de la casa en términos de diseño y posible integración de tecnología.

Previsto para mostrarse al público durante el salón de Múnich (IAA) 2023 en septiembre, el coche se basa en lo que Opel denomina "la plataforma de Stellantis de última generación para coches eléctricos", es decir, la STLA.

El prototipo de cero emisiones tiene unas dimensiones exteriores que lo sitúan en el segmento C, por lo que debería ser más pequeño que un Tesla Model Y. Cuenta con un sistema de tracción total y dirección asistida sin conexión física (by-wire) que permite ocultar el volante cuando no es necesario.

Galería: Opel Experimental 2023

"El Opel Experimental deja entrever los próximos modelos y tecnologías, el diseño del futuro, sí, de una nueva era y el futuro de la marca. Este impresionante prototipo señala nuestro camino hacia el futuro y muestra una vez más el espíritu pionero de la marca", dijo Florian Huettl, consejero delegado de Opel.

Soluciones aerodinámicas

La marca alemana afirma que una característica llamativa del Experimental es la ausencia total de cromados en su elegante silueta, que han sido sustituidos por elementos de iluminación y gráficos de alto contraste que subrayan las proporciones del crossover de línea coupé.

El Experimental incorpora deflectores de aire en la parte delantera y trasera, así como un difusor que se extiende o repliega para mejorar la eficiencia aerodinámica. Además, los neumáticos -desarrollados en cooperación con Goodyear- están hechos de caucho reciclado y se asientan sobre llantas Ronal que reducen la resistencia al aire. 

Opel Experimental 2023

Interior del Opel Experimental

Opel Experimental 2023

Trasera del Opel Experimental

Interior minimalista y espacioso

En conjunto, el exterior recuerda ligeramente al Lancia Pu+Ra HPE, que también emplea la plataforma STLA de Stellantis. Cabe mencionar que el prototipo italiano es más pequeño que el Opel.

En el interior, el fabricante de Russelsheim dice que hay espacio suficiente como en un vehículo del segmento D, gracias a lo que denomina Space Detox. En otras palabras, los asientos ligeros, el volante escamoteable y la ausencia de todo lo que no es esencial para la conducción hacen que el habitáculo parezca más grande de lo que realmente es.

Las pantallas convencionales se han sustituido por un sistema de proyección de realidad aumentada que muestra información o entretenimiento por encima del salpicadero. Los retrovisores laterales tradicionales tampoco aparecen, ya que hay cámaras con visión de 180 grados que se sitúan en el interior de los pilares C.

No se han dado detalles sobre la potencia, la capacidad de la batería o la autonomía del vehículo, pero teniendo en cuenta que se trata de un prototipo, estos aspectos no son muy importantes. Quédate con que muchas de las soluciones que estás viendo aquí aparecerán en los Opel de calle de los próximos años.