Después de unos meses sin ver el agua caer del cielo, la lluvia ha vuelto a aparecer por prácticamente toda España. Así que si vas a coger el coche estos días seguramente te la acabes encontrando. La conducción es algo más peligrosa por lo que mejor sigue algunas recomendaciones.

Para empezar esta serie de consejos, lo primero de todo es tener mucha precaución con las primeras gotas, que son las que más peligro acarrean. ¿Por qué? Porque se juntan con el polvo y la suciedad de la carretera y la hacen resbaladiza. A su vez, trata de evitar las líneas pintadas en el suelo. Si la pintura no es antideslizante, puede resultar peligrosa.

Galería: Prueba BMW M235i xDrive Gran Coupé

¿Conducir con lluvia? Sigue estas recomendaciones

Como es lógico, debemos reducir la velocidad y evitar movimientos bruscos. Este segundo consejo viene acompañado de aumentar la distancia de seguridad con el coche que llevamos delante, porque con la lluvia, la distancia de frenado se incrementa considerablemente.

La recomendación es revisar la presión los neumáticos una vez al mes, pero si se te ha pasado, esta puede ser una buena ocasión para que lo hagas. Mira también con una moneda de 1 euro la profundidad mínima de la rueda. Si ves la parte dorada de la moneda toca cambiar las gomas.

Llevar los neumáticos con una correcta presión y profundidad mínima te ayudará a no sufrir 'aquaplaning'. Este es un fenómeno en el que, debido a la acumulación de agua en el asfalto, el neumático deja de tener contacto con la carretera y se produce una pérdida de control y empeora la capacidad de frenado del vehículo.

Ver bien

Otro aspecto importante en conducción con lluvia es poder ver correctamente. Revisa estos días, antes de que te pille la lluvia, si los limpiaparabrisas funcionan de forma correcta. Tanto los delanteros como el trasero.

Las luces de cruce las debes llevar en todo momento con la lluvia, pues todo lo que sea una mayor visibilidad, punto a favor. Eso sí, revisa la altura y que sea la correcta. No queremos que deslumbres al conductor que llevas delante y se vuelva un punto en contra.

Finalmente, cabe recomendar una conducción tranquila y suave. Aunque quieras llegar antes, con la carretera en estas condiciones, conducir rápido es un peligro tanto para ti como para los demás conductores.