Como siempre solemos decir, no hay nada malo en las llamadas a revisión. Todo lo contrario, de hecho, demuestran que los mecanismos de control de las marcas funcionan.

En esta ocasión, es Ford el que ha anunciado una llamada a revisión para algunas unidades de los Bronco y Ranger 2023 en Estados Unidos, por un problema potencial en las tuercas de las ruedas del lado izquierdo.

El defecto podría dar lugar a que dichas tuercas no estuvieran bien apretadas y potencialmente provocaran el desprendimiento de la propia rueda, creando un peligro en la carretera y aumentando el riesgo de lesiones o colisión. De los 1.434 vehículos aparentemente implicados, se estima que el 19% presenta el defecto.

Llamada a revisión por las ruedas

Se descubrió que la causa principal del defecto era un error en el proceso de montaje en la planta de Ford en Michigan, donde la herramienta automatizada utilizada para apretar las tuercas de las ruedas en el lado izquierdo del vehículo estaba fuera de servicio para su reparación.

Galería: Ford Bronco Heritage Edition 2023

Ford ha identificado que 992 unidades del Bronco y 442 del Ranger están afectadas por dicha llamada a revisión, correspondientes a ejemplares producidos entre el 9 y el 13 de febrero de 2023.

La compañía del óvalo azul no tiene constancia de que se hayan producido accidentes o lesiones relacionados con este problema, pero sí de un caso en el que una rueda desprendida supuestamente entró en contacto con otro vehículo.

Ford notificará a los propietarios afectados y les aconsejará que no conduzcan sus vehículos hasta que se haya verificado el par de apriete de las tuercas de las ruedas delantera y trasera del lado izquierdo. Los propietarios tendrán la opción de concertar una reparación móvil en su localidad o hacer que el vehículo sea remolcado al concesionario para su inspección y las reparaciones necesarias.

Mientras tanto, se proporcionarán instrucciones a los propietarios para la verificación del par de apriete si tienen el deseo y la capacidad de hacerlo. Sin embargo, Ford recomienda que todos los vehículos afectados deben ser inspeccionados por un concesionario para la validación de par, daños en los componentes y la finalización de la reparación.