Hace exactamente 60 años, la producción de Alpine comenzaba en nuestro país. Concretamente, en una nave de la factoría de Valladolid, de 500 m2, en donde se empezó a fabricar el A108 en el año 1963.

Cinco años después, en 1968, llegaría a su línea de ensamblaje el que ya ha sido considerado un clásico de culto, como es el A110, que estuvo una década en producción.

En total, Renault habla de una producción de 1.900 ejemplares en nuestro país, que además, como curiosidad, diremos que fue el último en todo el mundo de dejar de producir el A110.

60 años de Alpine 'made in Spain'

Para celebrar el aniversario, y aprovechando la vuelta a la vida de la marca en 2018, con un nuevo A110, nada mejor que organizar una concentración, abierta a los modelos clásicos y los actuales.

Galería: Concentración Alpine en España

Durante dos días, medio centenar de coches de la marca se reunieron por las siempre reviradas carreteras del Parque Natural del Alto Tajo, con epicentro en la localidad de Molina de Aragón (Guadalajara).

Y aunque en ella se juntaron representantes modernos, como los A110, A110 GT y A110 S que se venden actualmente, los clásicos fueron mayoría, representados por los A110, A310, A610 y V6 Turbo.

"Esta concentración ha permitido a los propietarios de Alpine compartir nuestra pasión, viviendo una experiencia única y reforzando la comunidad Alpine en España, que nació hace ya 60 años", ha comentado Alberto Usero, organizador de la concentración.

"Todos tenemos claro que la sensación de conducir un Alpine es única. Para mí, hacerme con uno de ellos es sinónimo de invertir en felicidad y, por lo tanto, en salud", finaliza.