En algún lugar de Indiana, hay un granero lleno de 'muscle cars' de Dodge, Oldsmobile y Plymouth que parecen totalmente abandonados y cubiertos de heno. Aunque según el vídeo que encabeza esta curiosa noticia, el propietario todavía los mueve, pero parece que necesitan urgentemente algo de atención... por no decir una buena restauración.

Por encima del resto, un clásico deportivo como el Dodge Charger R/T de 1970 es la estrella de la colección. Un modelo que, por cierto, luce la pintura roja original con un techo acabado en vinilo negro.

Es cierto, hay una gran abolladura en el guardabarros delantero del lado del pasajero, pero el resto del exterior parece estar en buen estado. En cambio, el interior está bastante peor, ya que hay cableado expuesto, y parte de los guarnecidos ha desaparecido.

Un granero lleno de clásicos americanos

Un Charger SE de 1971 está al lado del R/T. Y lo cierto es que parece estar en mucho mejor estado. A simple vista, no hay problemas en el exterior, y el interior se puede ver igualmente bien a través de la ventana. Según el propietario, tiene un motor V8 de 6.276 cm3 y una caja de cambios manual de cuatro velocidades.

También vemos un Plymouth Roadrunner verde, de 1969. Su situación, en cambio, es algo peor ya que uno de los soportes del granero se está doblando justo encima del 'muscle car'.

Galería: Dodge Charger 1969 ex Bruce Willis

Lo que parece ser un Oldsmobile 442 de 1968 también está aparcado en el granero. Le falta la parrilla, y el guardabarros delantero del pasajero es de un color diferente al resto del coche. Supuestamente, el coche sólo necesita frenos nuevos y una puesta a punto general para estar listo de nuevo para la carretera.

¿Algo más? Sí, lo que parece ser una camioneta amarilla International Harvester tiene sobre ella una gruesa capa de polvo, pero a pesar de toda la suciedad, parece estar en buen estado.

Fuera del granero, hay un verdadero desguace, con un montón de coches a los que les faltan varias piezas de la carrocería. El vídeo afirma que hay un Plymouth GTX de 1967 tan dentro de otro edificio que es imposible acceder al coche. Imagínate qué más debe haber ahí dentro...