SsangYong, el fabricante de automóviles más antiguo de Corea del Sur, fue adquirido el año pasado por la compañía KG Group y su nuevo propietario ahora se está planteando un cambio de nombre para la marca de coches.

En principio será a finales de este año cuando SsangYong pase a denominarse KG Mobility y todos sus productos comiencen a lucir el nuevo logotipo KG en sus carrocerías, tal y como ha confirmado el propio presidente de KG Group, Kwak Jea-sun.

El cambio de nombre, no obstante, está todavía pendiente de ser aprobado por los accionistas de la compañía, asunto que se votará en una reunión prevista para el próximo mes de marzo.

Galería: SsangYong Torres 2023

"El nombre de SsangYong Motor tiene seguidores con buenos recuerdos, pero también conlleva una imagen dolorosa", ha afirmado Kwak a medios de comunicación durante un evento de la asociación de periodistas del automóvil de Corea del Sur celebrado en Seúl.

"A partir de ahora, todos los coches de SsangYong saldrán al mundo bajo el nombre de KG. Incluso a pesar del cambio de nombre, la historia de SsangYong Motor no cambiará y el fabricante operará bajo las mismas condiciones", añadía.

El origen de SsangYong se remonta a la fundación en 1954 de un fabricante de automóviles en Corea del Sur, si bien la denominación SsangYong no apareció hasta finales de la década de 1980. El fabricante fue adquirido posteriormente por Daewoo, para pasar después a manos de la firma china SAIC Motor y posteriormente de la india Mahindra & Mahindra.

Más recientemente, el pasado año, KG Group se convirtió en el dueño de la marca. Si finalmente el cambio de nombre recibe la luz verde por parte de los accionistas, también llevará consigo un lavado de cara a nivel de marketing para la marca, con un nuevo logotipo y nueva imagen corporativa.

Además, la denominación KG Mobility da a entender que SsangYong evolucionará desde un fabricante de automóviles convencional hacia una compañía de movilidad que integre diferentes productos y servicios relacionados con el sector. En todo caso, Kwak afirmó que fue una decisión muy difícil de tomar, tras 35 años utilizando el mismo nombre.