El Audi 200 es una elegante berlina de finales de los 80 y principios de los 90. El ejemplar que aparece en este vídeo se encuentra muy sucio, pero afortunadamente recibe una limpieza a fondo que le devuelve a la vida.

Lo primero es lo primero con este Audi. Tiene incluso musgo en la carrocería, así que el clip comienza con una limpieza profunda con agua y jabón. Ese trabajo contribuye en gran medida a rejuvenecer el aspecto del coche, pero hay que seguir con la mejora.

El propietario original incluyó un juego de llantas con un patrón de radios en forma de V, en lugar del original. El equipo las detalla individualmente y les devuelve el brillo. Incluso la rueda de repuesto recibe algo de atención.

Galería: 10 coches de lujo abandonados

Como nuevo, por fuera y por dentro

El interior del 200 no se encuentra mucho mejor que el exterior. Así, toca sacar las alfombrillas para lavarlas con champú, aclararlas con agua a presión y aspirarlas. Una vez retirados los asientos, se puede acceder a la moqueta azul oscuro para limpiarla. La verdad es que sale con un aspecto estupendo. Asimismo, el vapor ayuda a que el volante vuelva a parecer nuevo.

A pesar del exterior mohoso, este coche sigue siendo mecánicamente fuerte. Al final del vídeo, el motor arranca y luego se pone al ralentí. Los indicadores del salpicadero también siguen funcionando.

La berlina alemana tiene un cambio manual de cinco velocidades, lo que resulta especialmente interesante para todos los aficionados estadounidenses, mucho más acostumbrados a las transmisiones automáticas. 

Hasta 220 CV

Sin duda, la versión más especial de este coche era la propulsada por un motor turbo de 2,1 litros y cinco cilindros en línea, capaz de entregar 170 CV. En la segunda generación del vehículo, se alcanzaron los 220 CV gracias a una mecánica de 2,2 litros. 

El Audi A200 estuvo a la venta entre 1979 y 1991 y empleó la base del 100. Si te gustan las berlinas clásicas o simplemente admiras las limpiezas a fondo y las restauraciones, no te pierdas el vídeo adjunto.