El Porsche 912, uno de los grandes olvidados de la marca de Stuttgart, nació como una versión más económica y menos potente del mítico Nueveonce, con un motor bóxer de cuatro cilindros refrigerado por aire, heredado del Porsche 356 SC, pero con la carrocería del entonces nuevo 911.

Aquel motor 1,6 litros atmosférico ofrecía en el 912 una potencia de 90 CV a 5.800 rpm e iba asociado a una caja de cambios manual de 4 velocidades. La producción de este Porsche asequible, del que llegó a existir una versión Targa, tuvo lugar entre los años 1965 y 1969.

Galería: Porsche 912c restomod de Kamm Manufaktur

Hoy el 912 es nuestro protagonista, puesto que la compañía húngara Kamm Manufaktur, con sede en la ciudad de Budapest, acaba de presentar un restomod basado precisamente en este modelo clásico de la marca de Zuffenhausen.

El trabajo comenzó con un 912 donante, lógicamente, que fue totalmente desmontado para una restauración completa. A pesar de que los paneles de la carrocería lucen como los originales, son completamente nuevos y fabricados en fibra de carbono, en lugar de en acero.

Porsche 912c restomod de Kamm Manufaktur

Por supuesto, también se han añadido refuerzos para el chasis o ventanillas de termoplástico Lexan, y gracias a muchas de estas medidas de reducción de peso, el deportivo alemán ahora pesa solamente 750 kilogramos. Por dentro incorpora asientos con estructura de fibra de carbono, molduras del mismo material o un sistema de aire acondicionado. 

Con semejante peso, el propulsor tampoco ha de ser ninguna bomba, por lo que Kamm ha instalado un bloque 2,0 litros bóxer de cuatro cilindros, firmado por la compañía JPS Aircooled, con 172 CV de potencia a 7.200 rpm, lo que supone prácticamente doblar la potencia de fábrica del original, con un incremento de 82 CV.

En este caso la transmisión es también manual, pero de 5 velocidades y de tipo 'dogleg' (la primera marcha, hacia abajo), mientras que el eje trasero está equipado con un diferencial autoblocante ZF.

Porsche 912c restomod de Kamm Manufaktur

En cuanto a suspensión, Kamm ha montado amortiguadores ajustables de tipo coilover con una puesta a punto específica, así como barras estabilizadoras también ajustables.

El equipo de frenos en el eje delantero es el de un Porsche 911 de generación 964, mientras que detrás lleva frenos Brembo (cuyas especificaciones no se han detallado). Las llantas, por su parte, son monotuerca y calzan neumáticos Yokohama AD08RS.

Kamm tiene intención de empezar a fabricar ejemplares del 912C para clientes en 2023, y las reservas ya están disponibles, aunque cabe indicar que no será precisamente asequible, ya que tendrá un precio de partida de 325.000 euros.