Hay personas de elevada edad (nos negamos a llamarles ancianos o incluso mayores) que mantienen el espíritu vital propio de un chaval y si encima son unos apasionados por los coches, nos encanta presentarlos como ejemplos de un envejecer ideal. 

Hoy queremos que conozcas a Barry, de 75 años, que tiene un flamante Nissan GT-R potenciado a unos 1.200 CV, gracias a un motor 3.8 V6 biturbo totalmente modificado, desde el cigüeñal hasta los turbocompresores, que se alimenta con etanol. Obviamente, también la transmisión y otros componentes se han revisado por completo. 

Galería: Nissan GT-R 2020

Un inicio poco prometedor...

Curiosamente, en los primeros minutos del vídeo, Barry aparece con un modesto Honda Civic, del que sale con la ayuda de un bastón. Además, se mueve con cuidado por su casa, tal y como hacen otras muchas personas con su edad. 

Posteriormente, llega a la estantería donde hay dos juegos de llaves: uno del Honda y otro del GT-R. Te dejaremos adivinar cuál se lleva.

Nissan GT-R 2020

Amante de la velocidad por un 911

Parece que Barry tiene una especial inclinación por lo que se mueve rápido. Todo empezó de joven, cuando vio y oyó pasar un Porsche 911 a su lado. Al parecer, esto despertó en él un deseo interior de velocidad, que claramente no ha disminuido, aunque hayan pasado más de 50 años desde aquel encuentro con el Porsche.

Su Nissan GT-R de 2012 es capaz de satisfacer ese deseo, incluso en su concepción original. Pero para él, eso aparentemente no fue suficiente, así que sí, su deportivo es capaz de alcanzar velocidades mucho mayores que el Porsche que vio hace medio siglo.

"Cuando envejezca, bajaré el ritmo"

Para vivir la experiencia más emocionante de toda su vida, Barry se desplazó al aeropuerto internacional de Upington, en Sudáfrica. Gracias a una pista extremadamente larga, por fin pudo marcar otra casilla en su larga lista de cosas por hacer.

Con espacio para correr, dio rienda suelta al motor modificado del GT-R y mantuvo el pie en el acelerador ¡hasta los 351 km/h! "Supongo que cuando envejezca tendré que bajar un poco el ritmo", dice Barry al principio del vídeo. "Pero no estoy seguro de cuándo será eso".