El boom de los modelos SUV es una tendencia clara en todo el mundo. Durante la primera mitad de este año, este tipo de vehículos han copado el 50% de las matriculaciones en Europa, el 53% de las ventas en Estados Unidos y alrededor de un 47% de los turismos en China. En 2021, básicamente la mitad de los consumidores de todo el mundo optaron por un modelo SUV.

Las razones de su popularidad también están bastante claras. Una elevada posición de conducción, diseños más atractivos, mayor número de opciones y precios más asequibles, y la sensación general de que son más seguros y más capaces. A la gente le gustan puesto que se les supone capaces de llevarte a cualquier sitio, aunque en este sentido la realidad es otra bien distinta.

Ventas de SUV en el mundo en 2022

Los aptos para el off-road

Los actuales SUV, tal y como los conocemos, son descendientes directos de los primeros todoterreno que lanzó la industria en la década de 1940. Eran vehículos muy rudos y con tracción total, utilizados principalmente por militares. Después estos vehículos evolucionaron hacia el uso civil, contando con mejores interiores y más espacio para más pasajeros. Entre las décadas de 1970 y 1990, los consumidores de este tipo de vehículos eran en su mayoría millonarios que querían un medio de transporte seguro y capaz.

Ventas de SUV en el mundo en 2022

La democratización se inició a finales de los 90, cuando diseños más modernos y seductores empezaron empezaron a sustituir a las alternativas existentes, caras y de formas cuadradas. A medida que se amplió la oferta, los precios se redujeron, pero su esencia era la misma: vehículos competentes gracias a sus sistemas de tracción a las cuatro ruedas.

En 2011, cuando los SUV pequeños no eran todavía populares, los SUV con tracción 4x4 representaban el 62% de las ventas en Europa y el 59% en Europa. Por entonces los SUV estaban todavía asociados a las capacidades off-road. 

SUV para todo el mundo

La cuota de mercado empezó a cambiar cuando los fabricantes empezaron a lanzar SUV más asequibles. Los modelos de segmentos B-SUV y C-SUV empezaron a ganar tracción rápidamente en mercados como Europa y China. Eran vehículos más pequeños y más frugales, que atraían a muchos consumidores que buscaban un SUV pero que hasta entonces no habían podido permitirse uno.

Estos SUV pequeños básicamente comparten la misma plataforma y componentes que sus hermanos compactos y utilitarios, pero con un diseño más agresivo, una posición de conducción más alta y un precio más elevado. Y, ¿sabes qué? Apenas incorporan sistemas de tracción 4x4.

Ventas de SUV en el mundo en 2022

Hoy en día, la mayoría de los SUV que se venden en Europa y China no cuentan con tracción a las cuatro ruedas, sino con tracción delantera convencional. Según datos de JATO Dynamics, solo el 24% de los SUV vendidos en China entre enero y junio de 2022 tenían tracción total. En Europa representan un 36% del volumen.

La excepción es Estados Unidos. Los SUV 4x4 suponen el 73% del total de ventas de este tipo de vehículos hasta el mes de junio. La razón detrás de esto es la popularidad de los SUV de tamaño grande, que necesitan sistemas 4x4 más que los pequeños. Gran parte del país se enfrenta a condiciones climatológicas complicadas durante el invierno y, lo más importante, a los consumidores americanos les gustan los coches y tienen a preferir coches muy equipados, con todas las opciones.

Cuestión de costes

Al fin y al cabo, hay una razón de costes detrás de la popularidad de los SUV de tracción delantera. La mayoría de conductores de SUV apenas conducen en condiciones difíciles ni necesitan capacidades todoterreno. Las carreteras son buenas en la mayoría de sitios y la mayoría del tiempo los SUV son conducidos en ciudad. ¿Por qué pagar más dinero por un sistema que apenas vas a utilizar?