De todos los coches salvajes que Mercedes-Benz ha fabricado a lo largo de los años, el R 63 AMG es uno de los más extraños. No sabemos cómo ni por qué, un monovolumen con motor V8 recibió el visto bueno de los superiores, que aprobaron un vehículo familiar capaz de llegar a 275 km/h y de acelerar de 0 a 100 en solo 4,6 segundos. 

La Clase R desapareció del mercado hace ya unos cuantos años y tuvo como sustituta a la Clase V, pero este modelo dispone como punta de lanza un bloque V6 turbodiésel más modesto, aunque más lógico. 

Para arreglar ese vacío (normal) de altas prestaciones, el preparador alemán GAD-Motors ha introducido una mecánica V8 en el vano motor de la Clase V. Y no un V8 cualquiera, sino el bloque de 4,0 litros biturbo del poderoso superdeportivo AMG GT R, con 585 CV y 700 Nm. Por tanto, supera al R 63 AMG en más de 70 CV y 70 Nm.

Restyling Mercedes-Benz Clase V 2019

Se atreve con el Nordschleife

Este vehículo familiar de altas prestaciones fue visto en Nürburgring por Andreas Gülden, instructor jefe oficial del circuito y director de la Academia de Conducción. Una gran potencia conlleva una gran responsabilidad, por lo que GAD-Motors combinó el motor V8 con frenos carbocerámicos, también tomados del GT R.

No todos los días vemos un monovolumen a todo gas en Nordschleife, y mucho menos uno que tenga un gran V8 bajo su capó. Al ser tan grande y pesada y tener un techo alto, esta furgoneta 'vitaminada' no es el vehículo ideal para tomar curvas con rapidez, pero bueno, se defiende, tal y como puedes ver en el vídeo adjunto.

Nos gusta el aspecto prácticamente original del coche, que lo convierte en un auténtico modelo de alquiler, aunque con la sorpresa del distintivo V8 BITURBO 4MATIC+ en el paso de rueda delantero.

Ingeniería compleja

GAD-Motors menciona que la instalación del motor M177 no fue una obra de ingeniería sencilla, ya que tuvo que desarrollar bastantes piezas a medida, incluido un nuevo sistema de escape. Incluso tiene un catalizador y un filtro de partículas de gasolina para cumplir la normativa sobre emisiones, mientras que la suspensión también se ha renovado para mejorar el tacto dinámico.

Con el endurecimiento de las normativas y el auge de los vehículos eléctricos, seguro que Mercedes-Benz no volverá a fabricar un monovolumen V8, pero el mundo del tuning nos ha dado la oportunidad de conocer uno bastante especial.