Es muy probable que al ver la gama Fiat actual, centrada en modelos de gran volumen, te entre algo de nostalgia sobre muchos modelos del pasado, pero no hace falta remontarse a los años 60, ya que hace apenas unas décadas la marca de Turín todavía ofrecía productos interesantes o de nicho, como los descapotables.

A mediados de la década de los 90, por ejemplo, aparecieron en el catálogo de la marca de Mirafiori dos curiosos modelos basados en el Fiat Punto de primera generación, como el Fiat Barchetta biplaza o el Fiat Punto Cabrio, cuya historia hoy hemos querido repasar.

Galería: Fiat Punto Cabrio (1993-1999)

La mano de Giugiaro, la firma de Bertone

En aquella época, Fiat contaba con un centro de estilo interno que ya era muy prolífico y no se limitaba a trabajar en modelos de producción en serie, como demostró el Barchetta del 95, diseñado íntegramente 'en casa', aunque la producción se confiara a los talleres de Maggiora.

Para el Punto, al igual que para el Fiat Uno anterior, la empresa contó con la colaboración de Italdesign y del famoso diseñador Giorgietto Giugiaro, quien también supervisó la estética del Punto Cabrio, lanzado aquel mismo año 1993. 

Fiat Punto Cabrio S
Fiat Punto Cabrio S

Sin embargo, el descapotable se comercializó con el logotipo de Bertone en la aleta delantera, ya que se encargó a Bertone tanto la producción de las piezas específicas como el montaje final, continuando una tradición de otros descapotables de éxito como el 850 Spider y el Ritmo Cabrio.

El modelo resultaba sencillo y atractivo: el frontal y las puertas eran totalmente similares a los del modelo de tres puertas, salvo por la ausencia de los embellecedores, también porque la carrocería ya se había diseñado pensando en esta variante y facilitaba así la adición de los refuerzos en el parabrisas y el suelo necesarios para todos los descapotables.

Fiat Punto Cabrio ELX
Fiat Punto Cabrio ELX

En lo que se diferenciaba sustancialmente era en la parte trasera, completamente rediseñada y dotada de grandes faros redondeados en disposición horizontal. No podía ser de otra manera, ya que el Punto básico tenía sus luces traseras insertadas en los pilares.

El compartimento de carga era accesible a través de un corto maletero, mientras que la capota de tela de accionamiento eléctrico, una vez plegada, quedaba plana sobre la carrocería y protegida por una cubierta blanda extraíble.

Fiat Punto Cabrio ELX
Fiat Punto Cabrio ELX

Dos motores, dos diseños

La gama también era muy sencilla. El Punto Cabrio estaba disponible en dos variantes: una combinaba el motor Fire de 1,2 litros (1.242 cm3 para ser exactos) y 58 CV del Punto 60 con el acabado S, que contaba con llantas de acero y un equipamiento algo más básico, y la otra era la ELX, que ofrecía el 1,6 litros '90', con 88 CV y accesorios adicionales que incluían llantas de aleación y faros antiniebla. En el 96, el 1.6 dio paso al 1.2 16V de 86 CV, marcado como '85'.

Fiat Punto Cabrio S y ELX
Fiat Punto Cabrio S y ELX

El Fiat Punto Cabrio tuvo una buena acogida durante los primeros años en el mercado y duró lo mismo que la primera serie del Punto normal, es decir, hasta 1999.

Aun así, esta variante no se recuperó con las siguientes generaciones, hasta el punto de que, tras la despedida del Fiat Barchetta en el año 2000, no hubo ningún otro Fiat descapotable hasta la llegada del 500, casi 10 años después.

Galería: Fiat Punto Cabrio (1993-1999)