¿Habrías imaginado alguna vez que un modelo de Toyota podría llegar a ser más caro que un Bugatti? Si bien no se trata de un Toyota cualquiera, el primer 2000GT fabricado acaba de ser subastado por la friolera de 2,3 millones de euros. ¡Más de lo que cuesta un Chiron nuevo!

El modelo se puso a la venta en el Concours d'Elegance de Amelia Island, celebrado el fin de semana pasado, y ha establecido un récord absoluto entre los coches japoneses y también para Toyota, superando a un Supra que se vendió en 2019 por 2,1 millones de dólares, con fines benéficos. En cualquier caso, ¿qué hace tan especial a este Toyota 2000GT?

Galería: Toyota-Shelby 2000GT de 1967

El proyecto Toyota-Shelby

Este deportivo de récord fue el primero en salir de la fábrica japonesa. Primero se utilizó para fines promocionales y, después, a finales de los años 60, debutó en competición en Estados Unidos, gracias a la asociación entre Toyota y Shelby.

Dotado de diferentes mejoras técnicas y modificaciones también estéticas, el 2000GT logró terminar el campeonato SCCA de 1968 en cuarto lugar, luchando codo con codo con marcas como Porsche o Triumph. 

Toyota 2000 GT de 1967
Toyota 2000 GT de 1967
Toyota 2000 GT de 1967

Una vez terminados sus días en circuito, este Toyota tan especial cambió de manos entre dos coleccionistas, y el último de ellos lo guardó celosamente desde el año 1980 hasta la actualidad. Durante todo este tiempo, el 2000GT de las imágenes ha aparecido en diversos eventos de clásicos, como el Goodwood Festival of Speed o el citado Concurso de Elegancia de Amelia Island. 

El sueño japonés

El 2000GT, diseñado en los años 60, fue concebido con el objetivo de demostrar todo el potencial tecnológico y deportivo de Toyota, y fue un modelo bastante exclusivo. De hecho, se fabricaron solamente 351 ejemplares del 2000GT, solo 62 de ellos con volante a la izquierda.

Toyota 2000 GT de 1967

El coche fue desarrollado junto a Yamaha, firma también nipona, y se centró en el diseño y también en la experiencia de conducción. Pesaba apenas 1.100 kilogramos, solo levantaba 1,19 metros del suelo y lucía unas líneas muy diferentes a las de cualquier otro Toyota, con un largo capó y un habitáculo muy retrasado, casi sobre el eje trasero.

Bajo el citado capó se montó un bloque 2,0 litros de seis cilindros, con doble árbol de levas en cabeza y 210 CV de potencia, asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades.

Además, hoy en día mantiene todas las modificaciones llevadas a cabo por Shelby, como la suspensión ajustable KONI, el sistema de refrigeración del diferencial o la decoración en blanco y azul, por ejemplo.

Galería: Toyota-Shelby 2000GT de 1967