McLaren solo fabricó cinco ejemplares (y un prototipo) del poderoso F1 LM, lo que significa que las posibilidades de comprar uno hoy en día son muy, muy escasas. Además, si encuentras uno de esos cinco coches disponibles, tendrás que pagar varios millones de euros para tenerlo. Una posible solución es construir uno tú mismo. Sí, has leído bien, hablamos de realizar una réplica

Para los no iniciados, el F1 LM fue una serie especial en honor a los cinco McLaren F1 GTR que terminaron las 24 Horas de Le Mans de 1995. La configuración era extrema, pues los vehículos carecían de aire acondicionado y contaban con un habitáculo sin ninguna concesión al confort. 

Visualmente, con toda probabilidad la mayor diferencia entre el F1 normal y el F1 LM estaba en el alerón. El del LM, hecho de plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP), era considerablemente más grande respecto al alerón activo del F1 estándar.

Como te puedes imaginar, McLaren nunca publicó los planos y diagramas reales del F1 LM. Aparentemente, eso no significa que no se pueda construir uno y Danie Brough, de Sudáfrica, ha demostrado que los sueños se hacen realidad si nunca se deja de perseguirlos.

Hace unos 23 años, Brough inició un proyecto para construir su propia réplica del F1 LM y, pasado todo ese tiempo, el coche está finalmente listo para poder utilizarse a diario.

La web Cars.co.za recibió una invitación para ponerse al volante de la réplica en color Papaya Orange y produjo el vídeo que puedes ver encabezando esta noticia. El creador explicó que tomó todas las proporciones y dimensiones a partir de fotos y también de modelos a escala.

Galería: McLaren F1 LM-Specification

"Todo lo que ves en este coche lo hice yo mismo, excepto el motor y la transmisión", explica Brough en el vídeo. El propulsor en cuestión es un V12 biturbo de origen BMW, acoplado a una caja de cambios manual de seis velocidades de Audi.

"Fueron años y años de investigación. Mucho tiempo analizando fotos y comprando pequeñas maquetas del coche para conseguir las dimensiones exactas". En fin, solo podemos dar la enhorabuena a Brough y desearle que disfrute su coche al máximo, que bien se lo merece.