Los coches de hoy en día son mucho más sofisticados que los de hace 30 años, pero no tienen por qué ser más fiables. Al fin y al cabo, pueden fallar muchas más cosas que antes. Por ejemplo, algún componente electrónico. 

Jim O'Shea, de Missouri, es una persona chapada a la antigua que no necesita cambiar de coche cada pocos años como hacen muchos a través del renting. De hecho, es propietario de un Volvo 740 GLE desde el primer día, comprado nuevo hace algo más de 30 años.

Por aquel entonces, su padre y su tío tenían un concesionario Ford, pero él adquirió un Volvo. Es más, se prometió a sí mismo que conduciría este sedán un millón de millas... y consiguió llegar a esa cifra el pasado mes de noviembre.

Ahora, su lealtad la ha recompensado Volvo Cars USA. O'Shea pasó por el concesionario West County Volvo, donde recibió las llaves de un flamante S60 nuevo. Curiosamente, el director general del concesionario, Stephen Lynch, es la misma persona que le vendió el 740 GLE en 1991: "Estamos encantados de poder atender a Jim y darle un coche nuevo. Se lo ha ganado, y no podríamos estar más contentos por él".

Sin embargo, hay una 'trampa': Jim O'Shea no podrá intentar repetir la hazaña del millón de millas con este flamante S60, porque en realidad es un préstamo por dos años, con el mantenimiento y el seguro cubiertos.

Técnicamente, se trata de un plan Care by Volvo de 24 meses con todo incluido y, aunque no es un regalo al 100%, no deja de ser un bonito gesto del fabricante de automóviles y también, por qué no decirlo, una eficaz acción de marketing.

Galería: Volvo S60 2018

El 740 GLE de Jim nunca ha sufrido un accidente grave, aunque su esposa lo golpeó tres veces en la entrada de su casa. El motor original se sustituyó a las 585.000 millas (941.466 kilómetros) y también hubo que instalar dos cajas de cambios tras años de uso intensivo, pero prometió a su padre que invertiría el cuentamillas para que volviera a marcar 000000 y cumplió su promesa.

No es ni mucho menos el Volvo con más kilómetros del mundo, ya que quizás recuerdes un P1800 rojo de 1966 que alcanzó la friolera de 5,23 millones. A fecha de hoy, ostenta el récord mundial Guinness de mayor kilometraje alcanzado por un vehículo no comercial.