Son vehículos clásicos y modernos que pueden presumir de siete dígitos en el ordenador de a bordo.

Todo tiene su duración y, en el caso de los nuevos productos, parece que están hechos para aguantar solo un determinado tiempo. Si extrapolamos esta tendencia al mundo de los coches, los de ahora quizá aguanten menos un trato exigente, aunque habrá casos de todo tipo.

Pero también es cierto que hay ciertos ejemplares, tanto de modelos clásicos como con poco más de diez años de antigüedad, que han pasado sin problemas el millón de kilómetros. En esta lista te vamos a poner 7 ejemplos de que, con un buen cuidado, tu vehículo puede aguantar lo que le echen.