Fue en 1975 cuando el primer Porsche 911 Turbo de la historia hizo su debut en el mercado. El frontal presentaba faros redondos expuestos, pero los clientes podían optar por el paquete de estilo M505 como opción. De ahí el apellido de este 930 Turbo, Flachbau, 'morro plano' en alemán, porque el kit de estilo sustituía los grandes faros por un par retráctiles, incluía una suspensión rebajada y unos pasos de rueda todavía más anchos, lo que lo hacía muy similar al Porsche 935 de carreras.

El coste de este paquete era importante, por lo que, en la actualidad, el Flachbau es raro y muy demandado por coleccionistas de todo el mundo. De 1987 a 1989 solo se fabricaron 29 ejemplares con carrocería Targa.

Galería: Porsche 911 Turbo 'Flachbau' Targa (1989)

De ese puñado de vehículos, únicamente, los de 1989 estaban equipados con la caja de cambios manual de cinco velocidades de Getrag, más deportiva que la de cuatro velocidades de sus predecesores. El que aquí estás viendo se trata de un 930 Flachbau, de 1989, que se subastará en RM Sotheby's en Phoenix, Arizona, a finales de enero.

Según el certificado de autenticidad emitido por la casa matriz y vendido con el coche, este Targa de especificación estadounidense fue fabricado el 4 de marzo de 1989 y encargado a través del departamento de confección de Porsche por un miembro de la familia Sbarro, propietarios de la cadena de comida rápida del mismo nombre.

Porsche 911 Turbo 'Flachbau' Targa (1989)

Como se puede apreciar en las imágenes, se eligió una carrocería pintada en color Rojo Guardia, en combinación con un interior vestido en cuero bicolor Beige Cachemira-Negro. Una elección nada sospechosa tratándose de un Porsche de esa época.

Porsche 911 Turbo 'Flachbau' Targa (1989)

Además del kit estético, el paquete M505 también introdujo un diferencial de deslizamiento limitado, una palanca de cambios acortada con detalles en cuero, asientos deportivos con regulación eléctrica para el conductor y el pasajero, terminados en ribetes rojos, un amplificador para el sistema de sonido Alpine y un maletero forrado de terciopelo.

Porsche 911 Turbo 'Flachbau' Targa (1989)

También dispone de otras opciones de personalización, como el salpicadero acabado en madera e incluso el parasol del pasajero con luz de cortesía, algo bastante raro para un coche de finales de los años 80.

Este 930 Turbo forma parte de la actual Colección Tenenbaum y tiene menos de 13.000 km en el marcador. También dispone de toda la documentación original, el manual del propietario, el kit de primeros auxilios, el kit de reparación de neumáticos y el certificado de autenticidad de Porsche.

Porsche 911 Turbo 'Flachbau' Targa (1989)

Por último, el precio de salida todavía no se ha comunicado, pero se trata de una magnífica oportunidad para todos los coleccionistas de Porsche. No solo es un ejemplar extremadamente raro con la carrocería Targa, sino que además ha recorrido muy pocos kilómetros, tiene una caja de cambios de cinco velocidades, está completamente documentado y está muy bien conservado. ¿Se puede pedir más?

Fuente: Motor1.com Italia