La llegada de Luca de Meo como CEO del Grupo Renault supuso la 'resurrección' eléctrica de dos modelos míticos en la marca del rombo, el 5 y el 4. De momento son prototipos, pero sabemos que llegarán a partir de 2024 como modelos de producción.

Ante este (acertado) camino que ha emprendido la firma francesa, nos planteamos la hipotética llegada de otro modelo mítico dentro del fabricante, no por su éxito comercial, sino por ser un vehículo original y con un punto de deportividad en su época. Hablamos del Renault Fuego.

Galería: Renault Fuego del futuro, render

En esta recreación de Idecore, un equipo independiente de diseñadores, podemos ver cómo podría ser el Fuego del futuro... y la verdad es que nos gusta bastante, a pesar de que no luce un aspecto retro como el del 5 y el 4.

Su fisonomía general es mucho más redondeada que el vehículo original, con el fin de ganar en el apartado aerodinámico, un aspecto muy importante en los automóviles electrificados para poder optimizar al máximo la autonomía. 

Renault Fuego del futuro, render

"El proyecto se inspira en el pasado vanguardista de Renault, pero mira firmemente al futuro con un estilo definido por líneas fluidas y aerodinámicas", aseguran los creadores de este Fuego del siglo XXI. 

El interior del vehículo muestra dos pantallas digitales, una para la instrumentación y otra para el sistema multimedia, si bien en el tablero central sigue habiendo mandos convencionales para gobernar la instrumentación, la mejor solución desde el punto de vista ergonómico. Por su parte, el volante solo tiene dos radios. 

Galería: Renault Fuego 1980-1987

Lo normal es que este Renault Fuego 2.0 incorpore un propulsor eléctrico, pero curiosamente sus creadores se decantaron por un sistema híbrido... a partir de un motor turbodiésel. En este punto, se nota que la recreación tiene ya unos años. 

En concreto, el coche está impulsado por el bloque de gasóleo 1.6 dCi, biturbo, con 160 CV, ya retirado del mercado, acompañado por un propulsor eléctrico de 95 CV, para una potencia combinada de 225 CV. Si fuera realidad, este modelo disfrutaría de la etiqueta Eco de la DGT y marcaría siempre consumos bajos. 

Respecto al modelo clásico, el nuevo Renault Fuego ofrece cuatro puertas, las traseras con apertura antagónica, y carece de pilar central, para que el acceso y la salida del habitáculo sean lo más cómodos posibles.

Dentro hay cuatro plazas individuales, mientras que en el Fuego clásico la configuración era de 2+2, siendo las traseras bastante pequeñas. También hay que mencionar el techo panorámico y los asientos de tipo baquet en la creación digital. 

¿Qué te parece este Renault Fuego del futuro? ¿Te plantearías su compra si llegara con esta estética? A nosotros nos tiene bastante ganados, todo sea dicho, pero queremos que nos dejes tu opinión en nuestros perfiles de redes sociales.