El pasado mes de junio, el preparador alemán Techart presentó un paquete de modificaciones para la nueva generación del Porsche 911 Turbo (también disponible para el Turbo S), bajo la denominación Techart GTstreet R.

Ahora, el especialista de Leonberg desvela una serie de mejoras similares para la variante descapotable del modelo, es decir, para el Porsche 911 Turbo Cabriolet de generación 992. Si bien el GTstreet R está basado en el Turbo, su apariencia recuerda más a una especie de 911 GT2 RS Cabriolet.

Galería: Techart GTstreet R Cabriolet

Así pues, este Techart GTstreet R Cabriolet mantiene todos los componentes de fibra de carbono del coupé, pero los combina con una capota de lona de accionamiento eléctrico. Según la compañía, el kit aerodinámico del modelo no es meramente estético, ya que contribuye a una mejora real en este apartado.

Entradas de aire más grandes, además, mejoran el flujo de aire hacia los intercoolers, mientras que tanto el capó como el alerón trasero están fabricados en fibra de carbono para reducir el peso. También son más ligeras las extensiones de los pasos de rueda que sustituyen a los elementos de serie.

Techart GTstreet R Cabriolet

Como en el coupé, el motor bóxer biturbo de seis cilindros y 3,7 litros alcanza los 800 CV de potencia y un par motor máximo de 950 Nm. Cifras muy superiores a los 580 CV y 750 Nm del 911 Turbo, y los 650 CV y 800 Nm del 911 Turbo S.

Gracias a estas cifras, el GTstreer R Cabriolet ahora es capaz de alcanzar los 350 km/h, aunque no sabemos si mejora la cifra de aceleración del Turbo S de serie, que es de 2,7 segundos en el 0 a 100 km/h.

Techart GTstreet R Cabriolet

Entre los diferentes cambios se incluyen un nuevo sistema de escape de acero inoxidable, con válvula para controlar el sonido del mismo, llantas monotuerca de 20 y 21 pulgadas o un juego de muelles más rígidos que, además, reducen la altura de la carrocería en 25 milímetros. Techart está desarrollando, además, una suspensión completamente ajustable que será opcional. 

En el habitáculo se ofrecen acabados en cuero, Alcantara o fibra de carbono, y como cabría esperar, el precio de la preparación no es barato. Asciende a 73.000 euros, aunque no se incluye el Turbo S Cabriolet, que en España parte de 269.515 euros. Como el coupé, el descapotable de Techart está limitado a 87 ejemplares.