Los aficionados a los vehículos clásicos siempre se suelen fijar en aquellos modelos más veteranos y que, por tanto, tienen un mayor valor histórico. Sin embargo, existen otros automóviles que a pesar de su antigüedad, siguen circulando por nuestras carreteras y se les puede ver en alguna que otra ocasión. Suelen ser modelos con más de 20 años, pero que no superan la treintena. El Porsche 944 es uno de esos automóviles.

¿Se convertirán en coches clásicos algún día? Esto es una fuente de controversia. A priori, tienen todas las papeletas para poder hacerlo y vamos a descubrir los motivos por los que pensamos que el Porsche 944 puede ser todo un 'clásico moderno'.

Galería: Porsche 944 (1981-1991)

Comencemos con el repaso a su historia. El jefe de Porsche, Peter W. Schutz, asumió el cargo en 1981, y desde entonces tuvo que defender, constantemente, el 944 frente a los fanáticos del 911. Por ejemplo, en una entrevista encontrada en 'The Big Porsche Book'. "¿Es un problema que Porsche tenga el 911 con un motor montado en la parte trasera, por un lado, y vehículos con un motor refrigerado por agua en la parte delantera, por otro?" Respuesta: "No comprendo esa pregunta. Es como acusar al dueño de un restaurante de ofrecer aves, pescado y ternera al mismo tiempo".

Y además: "Un entusiasta del 911 delira con su vehículo, y el entusiasta del 944 con el suyo. Así es como debe ser, porque sería una tontería construir dos coches diferentes, que al final provocan las mismas emociones". Una cosa estaba clara para Schutz: el 944 estaba inyectando dinero en las  arcas de Porsche. Y también se lo dejó claro a sus empleados: "Si no conseguimos que la serie de cuatro cilindros despegue y sea un éxito, las cosas se pondrán muy, muy mal aquí".

Porsche 944 (1981-1991)

La idea del Porsche 944 surge alrededor de 1977. En ese momento, el 928 con motor V8 debuta como posible sucesor del 911, y el 924 con bloque de cuatro cilindros, de 125 CV, y genética VW/Audi, ya llevaba dos años en el mercado. Porsche vio su futuro en la llamada tecnología transaxle (motor en la parte delantera, transmisión en la parte trasera). Y el 944 se supone que cubría ese punto intermedio entre el 924 y el 928.

Porsche 944 (1981-1991)

El propio Ferry Porsche no era el único que hubiera preferido el motor de cinco cilindros de Audi asociado al 924, pero éste no llegó hasta 1976 y, por tanto, fue demasiado tarde. VW/Audi prometió 100.000 motores de cuatro cilindros EA 831 para el 924, de los que finalmente se construyeron 150.000. Además, algunos clientes querían más potencia, sin tener que ir directamente a por el mucho más caro 928.

De momento, Porsche experimentó con el bloque cinco cilindros de Audi e incluso con el PRV Europe V6 de Peugeot-Renault-Volvo. Pero la situación financiera no era la más halagüeña, sobre todo porque el desarrollo del 928 costó mucho dinero. Y tampoco quisieron un tercer desarrollo de motor interno. Así que el motor del 944 se basó en una bancada de cilindros del 928. Los datos clave eran: 2,5 litros de cilindrada y 163 CV de potencia, más tarde con catalizador y 160 CV. En 1988, llegó un 2,7 litros con 165 CV, mientras que la última versión deportiva del 944 fue el S2 con motor 3.0 y 211 CV.

Porsche 944 (1981-1991)

Aquellos que desearan aún más potencia, pudieron optar por las versiones turbo con hasta 250 CV. Los aficionados a los descapotables también tuvieron su recompensa con el 944. Aunque los diseñadores hicieron que el 944 fuera cada vez más elegante y distintivo a lo largo de los años, su aspecto fue criticado cuando hizo su debut en 1981.

El 944 se parecía demasiado al 924, especialmente al 924 Carrera GT. Pero Porsche también tuvo que vigilar los gastos; las piezas comunes y la producción conjunta con el 924 en Neckarsulm ayudaron en ese sentido. No fue hasta 1991 cuando los últimos 944 salieron de la línea de producción de Zuffenhausen.

Porsche 944 (1981-1991)

Apenas hay nada que criticar sobre las prestaciones del 944, que solo mide 4,20 metros de largo. Incluso la versión básica alcanzaba los 100 km/h desde parado en 8,4 segundos y marcaba una velocidad punta de 220 km/h. La versión turbo, por su parte, exhibía una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos y 260 km/h. Pero fue precisamente el '944 base' el que siguió la tradición del antiguo Porsche 912: cuatro cilindros, aspecto asustero y significativamente más barato que un 911.

Porsche 944 turbo

El éxito no tardó en llegar. En el primer año de producción, los concesionarios ya habían recibido más de 30.000 pedidos. Y eso a pesar de que los precios eran bastante elevados. En el momento del lanzamiento, el modelo básico del 944 costaba 38.900 marcos alemanes (DM) con transmisión manual, 40.400 DM con transmisión automática, 61.900 DM en el último año de producción y 64.500 DM con transmisión automática.

Porsche 944 turbo

Se construyeron un total de 163.302 ejemplares del Porsche 944, y en 1991 el 968 marcó el final del capítulo de los 'transaxles'. Pero esa es otra historia. En la actualidad, los 944 bien conservados se cotizan entre 13.500 y 36.000 euros. Pero cuidado, porque cuando se trata de piezas, costes de reparación y mantenimiento, el 944 es un Porsche 'de verdad'.