Incluye algunos detalles únicos, como el motor 3.5 V6 EcoBoost V6 del Ford GT que ganó Le Mans.

A comienzos de este mismo año, el piloto y 'showman' Ken Block sorprendió a propios y extraños con la decisión de poner fin a su relación con Ford, la firma con la que había trabajado a lo largo de la última década, en distintas competiciones y a la hora de crear sus ya célebres 'Gymkhanas'

De hecho, en los seis meses que han pasado desde el anuncio, hemos visto cómo se comercializaban varios de los coches que se utilizaban en estos vídeos virales, pero también, algún que otro representante de rallycross.

Sin embargo, puede que ninguno tan 'deseable' como el que acabamos de descubrir a la venta: el Hoonitruck. O lo que es lo mismo, el famoso pick-up del año 1977, que podría convertirse en el Ford F-150 más caro de todos los tiempos.

Galería: El Hoonitruck de Ken Block, a la venta

Para refrescar la memoria, diremos que el Hoonitruck es un vehículo altamente personalizado y muy bien preparado, que se presentó en el SEMA de 2018, antes de ir a parar al garaje de Block.

En esencia, aunque toma como base un F-150 del 77, se reconstruyó prácticamente partiendo de cero, incluyendo la carrocería de aluminio. También es bastante exclusivo el propulsor, el célebre 3.5 V6 EcoBoost, que empleaba el Ford GT que corría el WEC y que ganó las 24 Horas de Le Mans (en su categoría) en 2016.

Pero como ni siquiera eso es suficiente para Block, la mecánica recibió algunas pequeñas mejoras, de cara a asegurar algo más de potencia; 914 CV, para ser exactos. Por lo demás, este salvaje pick-up contaba con tracción total y con una caja de cambios del especialista Sadev, con seis relaciones.

Pero vayamos al tema del precio. Al igual que en anteriores ocasiones, LBI Limited es el encargado de la venta del coche, que se encuentra en un concesionario en Pontiac, Michigan. 

La cifra a pagar por el Hoonitruck es de 1,1 millones de dólares (unos 907.000 euros, al cambio actual). Mucho dinero, sin duda, aunque viene acompañado de un montón de cosas: llantas de repuesto, paneles de la carrocería, suspensiones... y quizá lo más sorprendente, un segundo motor 3.5 V6, que a buen seguro, no tiene que ser muy barato.

Fuente: LBI Limited, vía Motor1.com Global