Se trata de una versión no apta para la calle.

Puede que hoy en día 400 CV puedan parecer escasos en un coche deportivo o superdeportivo, pero cuando dicho modelo pesa alrededor de 855 kilogramos, esa cifra resulta más que suficiente para conseguir unas prestaciones de primer orden.

Es el caso del Dallara Stradale, que gracias a su motor 2.3 EcoBoost, de origen Ford y con 400 CV de potencia, y a su contenido peso, despacha el 0 a 100 km/h en alrededor de 3,3 segundos pero, además, ofrece una avanzada aerodinámica que le permite ser muy rápido también en circuito.

Ahora, Dallara está preparando una versión todavía más salvaje y extrema de su modelo, pensada únicamente para circuito, ya que no estará homologada para uso en vía pública. De momento se conoce como Stradale EXP (de 'experimental'), aunque probablemente su nombre definitivo sea otro.

Galería: Dallara Stradale 2018

Con respecto al modelo original, presentado en 2017, este Stradale EXP luce un alerón mucho más generoso, además de un difusor trasero bastante más agresivo y una salida de escape montada en el centro de la zaga. Por supuesto, prescinde de matrícula.

El coche incorpora por el momento algo de camuflaje, concretamente en los laterales del frontal y en el alerón posterior, pero se pueden apreciar entradas de aire más grandes, suponemos que para la refrigeración del equipo de frenos, que también parece más generoso.

Es lógico también que el Stradale EXP incorpore neumáticos lisos o slick, ideales para circuito. Los rumores, además, aseguran que el coche pesará un poco más, alrededor de 890 kilogramos, pero generará una carga aerodinámica de 1.225 kilogramos.

También se dice que la nueva bestia italiana de circuito será capaz de generar una fuerza G de 2.7 en curvas, una cifra bastante elevada, que supone más o menos la mitad de la fuerza que se produce en un Fórmula 1 en curvas.

Por último, no sabemos todavía cuándo se pondrá a la venta este coche, si su producción estará limitada o qué tarifa tendrá, pero cabe indicar que el modelo original, el de calle, anunciaba un precio de partida de unos 189.000 euros, nada menos.